Afirmaciones positivas ¿Son efectivas? | Vistazo

Afirmaciones positivas ¿Son efectivas?

Vida moderna

Afirmaciones positivas ¿Son efectivas?

Pilar Ortiz / [email protected] Lunes, 21 de Enero de 2019 - 11:50
“Cuando me preocupa demasiado lo que piensan de mi los demás, cuando estoy pendiente de sus opiniones o de su aceptación, lo más probable es que necesite trabajar en fortalecer mi autoestima”, dice Ramón Torres, psicólogo paraguayo, quien sostiene que si este aspecto de la personalidad no está bien apuntalado, lo más probable es que surjan problemas en las relaciones interpersonales. 
 
Afirmarse en el otro
El especialista manifiesta que uno de los factores que suelen acompañar a la baja autoestima es la necesidad obsesiva de tener pareja como único camino para alcanzar la felicidad. Así se explican los celos desmedidos y el control de todos los movimientos de la otra persona con quien se establece una relación no de amor sino de dependencia. 
 
El poder de la mente
 
Para tratar de mejorar la autoestima y la opinión que se tiene sobre uno mismo, Torres recomienda trabajar en generar pensamientos y afirmaciones positivas. Aunque muchos  no las consideran efectivas, el psicólogo señala que lo alentador que se diga sobre uno mismo y sobre el propio desempeño, actúa como un impulso hacia lograr lo que se quiere alcanzar. Advierte que también ocurre lo contrario: las frases y actitudes pesimistas también actúan como presagio de lo que va a ocurrir.
 
“La mente tiene muchísimo poder para acercarnos a nuestros objetivos, por eso hay que educarla. El cerebro parece esperar para ver qué dice el jefe. Y ese jefe somos nosotros mismos.
 
Cuando decimos “Yo puedo”, “Yo lo voy a lograr”, la mente empieza a producir todos los químicos para facilitar la resolución de conflictos, para encontrar nuevas estrategias, para darnos más energía, para estimular la creatividad. Y, cuando digo “no puedo”, el cerebro se dedica a generar toxinas. En el primer caso son sustancias que se producen para ayudarme, en el segundo, para hundirme”. 
 
Pruebas de su efecto
 
El especialista explica que cuando se escanea el cerebro se puede apreciar cómo se encienden ciertas partes cuando la persona tiene pensamientos positivos, los describe como una explosión de energía. “El cerebro percibe esos pensamientos positivos como: “el jefe está contento y quiere emprender algo, vamos a apoyarlo”.
 
Y cuando los pensamientos son pesimistas, se puede apreciar cómo algunas áreas relacionadas con la curiosidad y la creatividad, por ejemplo, se van desconectando, parecen decir: “yo quería trabajar pero el jefe o la jefa no quieren”, entonces se activan las zonas asociadas a la depresión, a la desesperanza”. 
 
Aclara que no sólo se miden los efectos de las afirmaciones a través de pruebas de imágenes cerebrales, basta medir la serotonina o las endorfinas en sangre cuando una persona entra en este estado positivo para comprobar cómo se incrementan los químicos que entran en funcionamiento cuando una persona decide salir adelante. Es cuestión de química. El pensamiento positivo siempre crea soluciones y el pensamiento negativo siempre crea problemas”. Concluye.