Acoso psicológico: Atacar y eliminar | Vistazo

Acoso psicológico: Atacar y eliminar

Pilar Ortiz / [email protected] Jueves, 06 de Febrero de 2020 - 17:25
Facebook
Twitter
Email
Gabriela fue a una consulta en un hospital público porque tenía fuertes complicaciones digestivas.
 
El doctor detectó un problema de estrés laboral por el abuso psicológico que su superiora ejercía sobre la joven, como causa del problema de salud. Le dio un permiso de descanso “por estrés laboral”. Pasó lo que Gabriela temía: al reincorporarse al trabajo, su jefa la recriminó por haberla acusado ante el médico e intensificó el acoso.
 
Un mes después, Gabriela renunció. 
 
Roberto acaba de ser ascendido a supervisor de ventas. Desde el nombramiento todo cambió en su entorno.
 
Sus compañeros de trabajo, con quienes había tenido una relación muy cordial, dejaron de hablarle más de lo estrictamente necesario.
 
Actitudes cortantes y displicentes se convirtieron en el intercambio habitual en el departamento.
 
Roberto está consciente de que sin el apoyo de su equipo no puede cumplir sus objetivos pero no sabe cómo actuar frente a este grupo de personas que se sintieron lesionadas porque él obtuvo el ascenso que todos anhelaban. 
 
La Organización Mundial de la Salud, OMS, describe el acoso laboral o psicológico como “una cadena de eventos aparentemente desarticulados que ocultan una estrategia precisa y progresiva.
 
Al comienzo la amenaza es soterrada e indirecta, compuesta de insinuaciones, miradas y comentarios. Pronto se hacen obvios y violentos”.
 
En la publicación Acoso Psicológico en el Trabajo, el Programa de Salud Ocupacional de la OMS, se señala que este tipo de acciones ocurren cada vez con más frecuencia en ambientes laborales y se conocen como mobbing.
 
Este término fue tomado de los estudios científicos de comportamiento animal, en el que se define como la formación de multitudes alrededor de alguien para atacarlo. Ocurre cuando aíslan uno de sus miembros, que por cualquier razón, esperan que sea expulsado.  
 
 
Uno de los temas más importantes con respecto al mobbing es que quienes lo ejercen sobre otros, generalmente no sienten que están actuando mal.
 
Más bien creen que están haciendo justicia al poner al descubierto la supuesta incapacidad de una persona para realizar su trabajo. Por eso la acción de los departamentos de Talento Humano de las empresas es vital.
 
La OMS recomienda que se adopten métodos de evaluación de riesgos para identificar los factores organizacionales que favorecen el mobbing y pueden desencadenar problemas psicosociales. 
 
Se debe informar y educar  a los colaboradores sobre el mobbing y sus consecuencias y la administración debe formarse en resolución de conflictos.
 
Se sugiere crear guías con información sobre el problema y sus efectos en la salud de quienes lo sufren.
 
Adicionalmente, en los estatutos de la compañía se deben registrar indicaciones claras de que no se permiten los actos no éticos o discriminatorios, y contemplar en los contratos sanciones para el rompimiento de estas reglas.