Lambayeque, una región con historia | Vistazo

Lambayeque, una región con historia

Vida moderna

Lambayeque, una región con historia

Eduardo Andrade / [email protected] Martes, 23 de Junio de 2015 - 15:41

El departamento de Lambayeque se encuentra en una de las zonas más áridas del continente. La lluvia en esta zona nunca pasa desapercibida. Incluso, en Chiclayo aún recuerdan la última vez que llovió con intensidad: 14 de febrero de 1998.

A pesar de las escasas precipitaciones, se puede observar cañaverales y sembríos de arroz. Vale acotar que durante siglos, los habitantes de esta zona han desafiado al desierto.

En el siglo I d.C., el sector fue habitado por los Mochica y Lambayeque, quienes fueron hábiles ingenieros. Las obras de irrigación como los canales que efectuaron para desviar el curso de los ríos descendiente de los Andes permitieron el desarrollo agrícola.

El norte peruano resguarda vestigios de lo que fueron monumentales obras arquitectónicas. Solo en el departamento de Lambayeque se estima que existan más de 600 sitios arqueológicos. Uno de los más concurridos en esta parte del Perú es el Complejo Arqueológico Túcume, ubicado 33 kilómetros al norte de Chiclayo.

Este complejo está conformado por 26 pirámides truncas, elaboradas de adobe hace más de 700 años. Túcume fue un importante centro administrativo de la cultura Lambayeque.

En 1375, los Chimú ocuparon el lugar hasta 1470, cuando fue conquistado por los Incas. Esta ciudad fue abandonada en 1533.

Antes de efectuar el recorrido por las pirámides, se recomienda visitar el museo del sitio, en el que se explica las expresiones culturales de Lambayeque, desde su inicio hasta la actualidad. Para visitar las pirámides se recomienda vestir ropa ligera, usar gorra, gafas, protector solar y llevar agua.


Reconstrucción de la cámara funeraria del Señor de Sipán.
Museo Tumbas Reales de Sipán.

En el departamento Lambayeque ocurrió uno de los acontecimientos arqueológicos más importantes del siglo XX, cuando en 1987 Walter Alva descubrió una cámara funeraria intacta de un señor Moche, posteriormente llamado Señor de Sipán.

Alva sostiene que el impacto de este descubrimiento es comparable con el que se obtuvo a comienzos del siglo XX,  cuando se encontró en Egipto la tumba de Tutankamón.

Las excavaciones revelaron la majestuosidad de este antiguo gobernante del antiguo Perú. Entre los objetos encontrados constan miles de piezas de oro que impresionan por su acabado.  

Este legado cultural se puede apreciar en el Museo Tumbas Reales de Sipán, cuya fachada está inspirada en las antiguas edificaciones mochicas.