La cocina, el atajo que toma un chef para evitar la farmacia | Vistazo

La cocina, el atajo que toma un chef para evitar la farmacia

EFE Lunes, 11 de Abril de 2016 - 11:22
Facebook
Twitter
Email
México.- Conocido como el "chef medicinal" por el aporte de sus recetas a la salud, el británico Dale Pinnock es una especie de virtuoso del arte de combinar los alimentos como la manera más eficaz de evitar las visitas a la farmacia.
 
"La salud empieza por lo que se come, la comida saludable es el camino más corto para evitar la farmacia, los alimentos tienen un impacto en la bioquímica de nuestro organismo", asegura el autor del libro "El Chef Medicinal 2", de la editorial Planeta, que aparece desde hace unas semanas en librerías de México.
 
El volumen incluye 80 recetas que Pinnock aconseja para comenzar el día, para llevar, picar o comer rápido, y además hace propuestas de fines de semana relajados y tentaciones saludables, entre otras sugerencias.
 

 
Es un hombre que se mantiene en buena forma física gracias a que se entrena en un gimnasio, en Cambridge, donde vive. Viste a la moda y no tiene puntos en común con los defensores a ultranza de las dietas aburridas ni los regímenes veganos o vegetarianos que algunos asumen como actos de sacrificio.
 
"La idea es que la gente aumente su información. Hay muchos luchando con problemas de salud, ellos o sus familiares o amigos, y en el libro se habla de la importancia de comer saludable", cuenta.
 
Pinnock, quien acaba de visitar México, comenzó lo que hoy es el motor de su vida cuando era un adolescente apenado por sufrir acné. Acudió a médicos, escuchó consejos, pero ni bajó la agresividad del padecimiento ni su tristeza juvenil.
 
Pronto se dio cuenta de que lo que comía hacía la diferencia y comenzó a estudiar hasta alcanzar altos grados en medicina herbolaria, medicina nutricional y nutrición, después de lo cual ha usado los conocimientos para crear recetas de apariencia festiva, sabores variados y efectos saludables.
 
 
Una sopa de tomate y frijol blanco, una ensalada de pollo con toronja rosa, un bacalao siciliano con espinaca, una ensalada de atún con ensalada de frijoles a las hierbas y una pasta de chícharos, hinojo, menta y perejil son algunas de las recetas más llamativas del segundo libro de Pinnock en México.
 
Su obra ha sido traducida a 18 idiomas en 22 países y goza de un gran reconocimiento dentro y fuera del Reino Unido, pero Dale asegura que su gran pendiente es seguir aprendiendo para mejorar sus producciones culinarias.
 
"Un requisito es que la comida esté fresca y un menú será mejor cuantos más colores tenga porque ellos determinan más variedad de nutrientes. Yo me cocino todos los alimentos que como y nunca hago comida para dos días, así que me meto en la cocina a diario, salvo excepciones como cuando estoy de viaje", revela.
 
Uno de esos momentos ocurrió con su recién finalizado viaje a México, donde probó el mole negro y los tacos, y disfrutó del chile mexicano, del cual elogió sus múltiples beneficios para la salud por ser antioxidante, cicatrizante y antiinflamatorio, entre otras propiedades.
 

 
Es muy disciplinado en su alimentación, pero no un militar de la cocina y, a veces, como en Nochebuena, viola la alimentación sana y la renueva al otro día. "Mis platillos no son aburridos; si lo fueran, ya no estuviera en esto. Disfrutar la comida es clave", asevera.
 
Está al tanto del liderazgo mundial de México en el negativo aspecto de la obesidad, lamenta los números, pero no los ve como una tragedia.
 
"La gente con problemas de sobrepeso tiene a la mano la oportunidad de un cambio. El tema de la alimentación a veces se vuelve sicológico y, con educación y paciencia, se puede dar la vuelta", dice con la autoridad de quien está dictando un atajo al mejor destino: la salud. EFE