La Granja que cuida de animales que iban a ser sacrificados | Vistazo

La Granja que cuida de animales que iban a ser sacrificados

Vida moderna

La Granja que cuida de animales que iban a ser sacrificados

Reuters Martes, 12 de Marzo de 2019 - 11:21
En Freedom Farm los animales que comúnmente terminarían en mataderos y abandonados por su condición de discapacidad, tienen una nueva oportunidad; como Miri, una burra de tres patas, o Gary, una oveja con aparatos ortopédicos, y hasta Omer, una cabra ciega. Ellos ahora pasan su día  comiendo algo de heno en el único refugio de animales de Israel, que es además un santuario educativo.
 
Fundada por los activistas de los derechos de los animales, Adit Romano, un ex ejecutivo de negocios de 52 años, y Meital Ben Ari, de 38 años, que solía trabajar en tecnología, Freedom Farm sirve como refugio para animales en su mayoría discapacitados y como centro educativo para visitantes.
 
"Si quieres que la gente abra sus corazones hacia estos animales, tenemos que acercarlos", dice Romano, acariciando a dos cerdos llamados Yossi y Omri.
 
 
La mayoría de los casi 240 animales en la instalación fueron criados para el sacrificio. Algunos fueron donados por agricultores que optaron por salvarlos. Otros, como Miri, quien fue encontrada tendida en una zanja con una pierna rota, fueron abandonados. Después del rescate de Miri, su pierna fue amputada.
 
Ben Ari dijo que los niños con necesidades especiales disfrutan especialmente los recorridos por la granja y sus 5 acres (2 hectáreas) de pastos verdes, establos y un granero en Moshav Olesh, una comunidad agrícola en el centro de Israel.
 
En una visita a su padre de 84 años, Shira Breuer, de 56 años, dijo: "Estoy preocupada por el futuro de la humanidad y este lugar parece un lugar de esperanza".
 
La adición más reciente de la granja es Nir, una vaca de cinco meses de edad equipada con una pierna protésica para reemplazar una que se rompió y luego se amputó. Freedom Farm recaudó dinero para la extremidad artificial y la atención médica a través de una campaña de financiación colectiva en Internet.
 
Mantener la granja cuesta alrededor de $ 1 millón de dólares al año, pero consiguen sobrevivir en base a contribuciones y trabajadores voluntarios de Israel y del extranjero, incluidos músicos, que vienen y juegan con los animales.