Criadora pierde batalla legal para evitar que su alpaca sea sacrificada | Vistazo

Criadora pierde batalla legal para evitar que su alpaca sea sacrificada

Vida moderna

Criadora pierde batalla legal para evitar que su alpaca sea sacrificada

Redacción Martes, 09 de Julio de 2019 - 14:38
Una granjera criadora de alpacas en Reino Unido perdió una larga batalla judicial para evitar que uno de sus preciados animales sea sacrificado.  
 
Se trata de Helen Macdonald, quien emprendió acciones legales contra el gobierno británico en un último intento para salvar a su alpaca, Geronimo, que fue asignada para ser sacrificada luego de dos pruebas positivas de tuberculosis bovina (TB). 
 
Según Macdonald, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) estaba "confiando obstinadamente en la ciencia defectuosa". Ella argumentó que Geronimo no estaba infectado con la enfermedad y dijo que las pruebas realizadas en él dieron "resultados positivos falsos" porque él había sido "preparado" al ser inyectado con tuberculina bovina.
 
Macdonald, una experimentada criadora de alpacas y enfermera veterinaria, desafió la negativa del secretario de medio ambiente, Michael Gove, en julio del año pasado, de permitir que Geronimo vuelva a ser examinado. 
 
Los abogados de la mujer argumentaron que había "evidencia abrumadora" para demostrar que la alpaca no estaba infectada y que los resultados de la prueba original no eran "confiables". 
 
Sin embargo, un tribunal desestimó el caso de Macdonald, al considerar que no había "pruebas convincentes" de que la decisión de no volver a probar a Geronimo fuera ilegal. El juez reconoció que el gobierno aceptó que "es posible que la Sra. Macdonald tenga razón en que ... los resultados de las pruebas son falsos positivos". Pero afirmó: "No obstante, los dos resultados positivos proporcionan pruebas sólidas, con un alto grado de certeza, de que está infectado".
 
El juez también dijo que entendía que la decisión de matar a Geronimo era "muy angustiante para la Sra. Macdonald y sus partidarios", pero concluyó que la decisión no era ilegal.
 
Geronimo fue llevado a Reino Unido desde Nueva Zelanda en agosto de 2017 y se ha mantenido en cuarentena desde su llegada.
 
Dio negativo para bTB dos veces mientras estaba en Nueva Zelanda, pero luego dio positivo en agosto y diciembre de 2017.