Trabajadores de la salud prepararán el escenario para la aceptación de la vacuna contra la COVID-19 | Vistazo

Trabajadores de la salud prepararán el escenario para la aceptación de la vacuna contra la COVID-19

Redacción Domingo, 15 de Noviembre de 2020 - 10:43
Facebook
Twitter
Email
 
La tragedia reciente de un médico voluntario que falleció en Brasil luego de recibir la vacuna, aunque luego se aclaró que su deceso fue resultado de complicaciones en una enfermedad paralela, subraya el riesgo continuo de COVID-19 para los trabajadores de la salud, quienes han sido designados por paneles asesores de los Estados Unidos como parte de la Fase 1A, los primeros en recibir dosis de cualquier vacuna aprobada.
 
La mayoría de los médicos siguen siendo vulnerables a las infecciones, en el trabajo y en sus comunidades. Eso fue lo que el médico de medicina ocupacional Kevin Smith, MD, se dio cuenta cuando su sistema de salud, ProMedica, con sede en Toledo, Ohio, ofreció pruebas de anticuerpos a sus 50.000 empleados. “Aproximadamente el 2% de las 6933 pruebas dadas resultaron positivas”, declaró en el artículo publicado en Medscape.
 
Sin embargo, muchos médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud comparten el escepticismo del público sobre la seguridad y la eficacia de una vacuna que recibe la rápida aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU (FDA) para uso de emergencia, recoge el portal Infobae.
 
Aproximadamente la mitad de las enfermeras (47%) y casi 1 de cada 3 médicos (30%) dicen que no quieren recibir la vacuna cuando está disponible por primera vez o que no están seguros de la vacunación, según una encuesta de Medscape.
 
Debido a que la vacunación de los trabajadores de la salud preparará el escenario para la aceptación pública de la vacuna, los epidemiólogos de los hospitales están preocupados. 
 
“Sabemos que habrá algunas dudas en la fuerza laboral de atención médica, al igual que en el público en general”, declaró Marci Drees, directora de prevención de infecciones y epidemióloga hospitalaria de Christiana Care Health System en Newark, Delaware, y enlace desde la Society for Healthcare Epidemiology of America hasta el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC. “No creo que podamos esperar que nadie se vacune si no estamos dispuestos a vacunarnos nosotros mismos”, expresó.
 
Los trabajadores de la salud generalmente deben recibir una variedad de vacunas, incluidas las del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y la tos ferina. Cada año, cerca de la mitad de los trabajadores de la salud de EEUU reciben una vacuna contra la influenza en virtud de un mandato laboral. 
 
Pero COVID-19 será diferente. La FDA requiere que cualquier persona que reciba productos bajo una autorización de uso de emergencia (EUA) reciba información sobre riesgos y beneficios y tenga la opción de rechazarlos. En cambio, los hospitales dependerán de la educación, ya que ofrecen una nueva vacuna (o más de una) que tendrá una efectividad mínima del 50%.
 
ProMedica, organización sin fines de lucro dedicada a la atención sanitaria en Estados Unidos, no requiere que los empleados se vacunen contra la gripe, pero los que se niegan deben obtener una nota de un médico que indique que han hablado sobre los riesgos y beneficios de la vacuna. 
 
“Se puede usar un enfoque similar con una vacuna COVID-19, en la que se puede requerir que los empleados aprendan sobre la vacuna antes de rechazarla -dice Smith-. Creo que algunas personas dirán que no quieren aplicársela”.
 
Al igual que sus colegas en todo el país, Smith está identificando a los trabajadores de la salud que están involucrados en la atención directa de los pacientes con COVID-19 y tienen mayor riesgo de exposición. 
 
Incluso dentro del nivel superior, aquellos que realizan las tareas más riesgosas, como los terapeutas respiratorios que brindan tratamientos respiratorios que esparcen aerosoles y gotitas, serán etiquetados como un grupo prioritario. “Los trabajadores de la salud que pasan la mayor parte del tiempo cerca de los pacientes con COVID-19, como las enfermeras en una unidad especializada, también probablemente reciban las primeras dosis”, dice.
 
 
HOY EN HOME