La importancia de la vitamina D | Vistazo

La importancia de la vitamina D

Salud

La importancia de la vitamina D

Pilar Ortiz | [email protected] Jueves, 12 de Mayo de 2016 - 14:47

La vitamina D tradicionalmente no ha sido de las más populares. Sin embargo, nuevos estudios la confirman como un elemento clave para mantener la buena salud y evitar enfermedades graves.

Estudiando pacientes que han sufrido infartos cerebrales o derrames se encontró que aquellos que presentaron casos más severos y que tuvieron una peor recuperación después del evento, mostraban niveles de vitamina D bajo lo normal, de acuerdo a una investigación liderada por el doctor Nils Henninger de la Universidad de Massachusetts en Worcester. Otros estudios previos ya habían detectado una asociación entre el daño de los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro y la deficiencia de vitamina D.

Los resultados del estudio de Henninger, realizado en 96 pacientes caucásicos durante 2014 y 2015 en los Estados Unidos, mostraron que los pacientes con deficiencia de vitamina D –inferior a 30 nanogramos por mililitro– tenían casi el doble de zonas afectadas en el cerebro que aquellos que tenían sus niveles de vitamina D en rangos normales.

Los investigadores determinaron que por cada 10 nanogramos por mililitro de reducción en los niveles de vitamina D, las posibilidades de una buena recuperación en los tres meses posteriores al infarto cerebral o derrame, disminuían a la mitad, sin considerar la edad del paciente ni la severidad del evento.


Michael Holick , endocrinólogo estadounidense,
es uno de los principales estudiosos de la
vitamina D en el mundo.

El autor del estudio aclara que si bien el universo de pacientes estudiados es muy pequeño como para llegar a conclusiones definitivas, sí debería llevar a analizar la posibilidad de tratar a los pacientes en riesgo cerebrovascular con suplementos de vitamina D para protegerlos de infartos y derrames.

Pero los beneficios que se atribuyen a la vitamina D o más bien, los problemas de salud que se estima que puede causar su deficiencia, no se quedan únicamente en el ámbito cerebrovascular, así lo señala el doctor Michael Holick, considerado una de los mayores promotores en el mundo de la importancia de mantener los niveles óptimos de vitamina D.

El especialista destaca la importancia de que si una persona muestra niveles bajos de vitamina D en una prueba de sangre, consuma suplementos de este nutriente –que actualmente se pueden adquirir en varias presentaciones– ya que las fuentes naturales más ricas en esta vitamina son el hígado de bacalao, los pescados con alto contenido graso y los champiñones secados al Sol, los cuales no constituyen una parte significativa de la dieta de la mayoría. Adicionalmente, aclara que la exposición al sol es una manera de promover la producción de vitamina D pero que el horario adecuado para recibir este beneficio de los rayos solares es desde las diez de la mañana hasta las tres de la tarde, horas en las que la mayoría de personas se encuentra realizando actividades bajo techo.


 El hígado de bacalao y los pescados con
alto contenido graso son ricas fuentes
naturales de Vitamina D.

OTROS BENEFICIOS

Más allá del beneficio más conocido de la vitamina D de su contribución al fortalecimiento de los huesos, el doctor Holick sostiene que el consumo de este nutriente es crucial desde el nacimiento hasta la muerte. Inclusive señala que una deficiencia de esta vitamina en la etapa del embarazo está asociada con preeclampsia, una condición de riesgo tanto para la madre como para su bebé y añade que los niños que nacen de una madre con déficit de vitamina D son más propensos a desarrollar asma y a presentar desórdenes e infecciones en el tracto respiratorio superior.

UN ELEMENTO PROTECTOR

Por otra parte, el especialista indica que está en estudio la relación entre la deficiencia de este nutriente y la aparición de enfermedades autoinmunes. Explica que algunas células de sistema inmune que son activadas por la vitamina D, se “comen” ciertos agentes infecciosos que ingresan al organismo evitando que produzcan enfermedades. “Se cree, por ejemplo, que la diabetes 1 es causada por una infección viral y la vitamina D ayuda a combatir esa infección, pero regulando el sistema inmune, de modo que no reaccione con una respuesta muy agresiva que no sólo destruya la infección sino también las células que producen insulina en el páncreas, lo que produciría la diabetes 1. Esa función moduladora del sistema de defensa del organismo también sería clave en otras enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple”, dice el doctor Holick y añade: “existen estudios que muestran también una relación entre la aparición de ciertos tipos de cáncer y la deficiencia de vitamina D, por ejemplo de seno, colon y ovarios. Una investigación hecha en Canadá mostró que las mujeres que habían tenido una mayor exposición al sol durante su adolescencia y primeros años de su adultez, reducían su riesgo de desarrollar cáncer al seno en un 70 por ciento.