El empleo femenino: otra víctima de la Covid-19 | Vistazo

El empleo femenino: otra víctima de la Covid-19

Jorge Cavagnaro / jcavagnaro@vistazo.com Lunes, 08 de Marzo de 2021 - 14:53
Facebook
Twitter
Email
A finales de este año, la pandemia provocaría que el progreso de las mujeres en el ámbito laboral retroceda a niveles del 2017. Esto según un análisis de la consultora PwC, que mide el empoderamiento económico de las mujeres en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
 
En 17 de 24 países, las mujeres fueron las más afectadas en el aumento general del desempleo. En Ecuador, por ejemplo, el último reporte del INEC muestra que a diciembre pasado el porcentaje de mujeres desempleadas aumentó en comparación al mismo mes del 2019. Es decir, de las 400 mil personas sin empleo, 226 mil son mujeres. En 2019 eran, en cambio, 157 mil.
 
La realidad se pone más compleja cuando se revisa el empleo adecuado: de un poco más de millón de mujeres que tenían un trabajo donde ganaban al menos el salario básico y cumplían una jornada de ocho horas diarias, hoy esa situación solo la viven 804 mil, es decir, alrededor de 230 mil menos.
 
Una parte de estas mujeres pasaron al subempleo, es decir, a trabajar menos horas y a ganar menos de lo que percibían antes. En total, 131 mil mujeres. 
 
Algunas mujeres perdieron su empleo adecuado por la crisis laboral, mientras otras decidieron abandonarlo forzadamente.“No tengo niñera para prevenir contagios, tampoco ayuda de mi familia porque ellos están en situación de riesgo. Entonces dejé mi empleo de tiempo completo, cuido a mi hija entre semana y ahora solo trabajo los fines de semana; mientras mi esposo trabaja a tiempo completo entre semana pero cuida a la bebé los fines de semana”, dice Irene, una profesional de 39 años, sobre la necesidad de “negociar” los nuevos roles por la pandemia en el hogar.
 
Antes del COVID-19, explica un reporte de PwC, las mujeres pasaban en promedio seis horas más que los hombres al cuidado de los niños; hoy dedican 7,7 horas más a la semana. “Este aumento del trabajo no remunerado ya ha reducido la contribución de la mujer en la economía. Si esto dura, hará que más mujeres abandonen el mercado laboral de forma permanente”, explica Celso Malimpensa, socio de PwC en Ecuador.
 
Las investigaciones muestran que las interrupciones en la carrera tienen un impacto a largo plazo en las perspectivas del mercado laboral en las mujeres.
 
La expectativa es que recién en 2022 empiece a mejorar la realidad laboral femenina, con la aplicación de la vacuna en una mayor parte de la población. Aunque para realmente reparar el impacto causado por la pandemia, el progreso hacia la igualdad de género debe ser dos veces más rápida en comparación al avance histórico que ha tenido.
 
HOY EN HOME