Corte dicta nueve años de prisión a exjefe de Senain, Pablo Romero, por secuestro a Fernando Balda | Vistazo

Corte dicta nueve años de prisión a exjefe de Senain, Pablo Romero, por secuestro a Fernando Balda

Redacción Viernes, 14 de Agosto de 2020 - 13:54
Facebook
Twitter
Email
La Corte Nacional de Justicia (CNJ) sentenció, este viernes 14 de agosto de 2020, al exjefe de inteligencia nacional Pablo Romero a nueve años de prisión como autor del secuestro de Fernando Balda. 
 
La decisión fue adoptada por el panel de jueces nacionales Iván León (ponente), Dilza Muñoz y David Jacho, que además dispuso una reparación pecuniaria de un dólar, disculpas públicas en un medio nacional y la colocación de una placa en la institución.
 
En su demanda, Balda exigió la colocación de una placa en las instituciones de inteligencia donde se mencione que "el sistema de inteligencia jamás debe estar destinado a perseguirlos, sino a protegerlos", mientras que en reparación pecuniaria pidió un dólar de compensación, "porque no pensamos enriquecernos con este caso", aseguró su abogado.
 
La Fiscalía General del Estado también pidió la pena máxima, una reparación integral a la víctima por las afectaciones familiares que causó el suceso, el pago de una multa y disculpas públicas ante el juez de ejecución.
 
El expresidente, Rafael Correa, que se encuentra en Bélgica desde que dejó el poder en Ecuador a mediados de 2017, se encuentra prófugo de la justicia por este caso en el que no se le puede juzgar en ausencia, y fue llamado a finales de 2018 a juicio como presunto autor intelectual del delito de plagio (secuestro) de Balda en agosto de 2012 en Colombia.
 
Balda fue introducido por la fuerza en un vehículo en la capital colombiana en agosto de 2012, que al cabo de 90 minutos fue interceptado por la Policía de ese país a raíz de las llamadas de unos taxistas.
 
El caso del secuestro de Balda ya fue juzgado en Colombia, pero la Justicia ecuatoriana lo reabrió hace dos años, tras contar con la colaboración de los exagentes Diana Falcón y Raúl Chicaiza, subordinados de Romero y que actuaron como testigos de cargo.
 
A cambio de su reconocimiento y cooperación judicial, ambos fueron condenados a 21 meses de cárcel.