Voces (y silencios) de Mujer | Vistazo

Voces (y silencios) de Mujer

País

Voces (y silencios) de Mujer

Ana Angulo B. | [email protected] Miércoles, 23 de Diciembre de 2015 - 11:17

Ecuador registra ciertos avances: se tipificó el delito de feminicidio y hay 13 sentencias. Sin embargo, seis de cada 10 mujeres viven violencia en alguna de sus formas.

Aun cuando los Estados realizan esfuerzos para erradicar la violencia de género, las cifras se mantienen altas. En Ecuador seis de cada 10 mujeres han vivido una o más formas de violencia física, psicológica, sexual o patrimonial. Y, en el mundo, una de cada tres ha pasado por lo mismo.

Estos números abrumadores provienen de encuestas realizadas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en el caso ecuatoriano, y por la oficina de Naciones Unidas para las mujeres (ONU-Mujeres) a escala mundial. Bajo la premisa de que la crueldad contra las mujeres es un problema evitable, el pasado 25 de noviembre, con motivo de la celebración del día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la ONU inició una campaña mundial de prevención. En Quito, el Centro Ecuatoriano de Desarrollo y Estudios Alternativos (Cedeal) efectuó un congreso internacional al que asistieron representantes de organizaciones públicas y privadas enfocadas en atender a víctimas.


Más del 90% de las mujeres agredidas por sus parejas, no se
separa ni piensa hacerlo porque consideran que “las parejas
deben superar las dificultades y mantenerse unidas“ o que
“los problemas no son tan graves”.

Si bien América Latina ha tenido avances políticos, institucionales y sociales, siguen abiertas algunas brechas. Por ejemplo, la desproporción de cifras, cuando de ingresos se trata. En Ecuador las mujeres representan el 55,5 por ciento de la población universitaria, sin embargo ganan 17 por ciento menos y trabajan un promedio de 17,82 horas semanales más. Lo mismo ocurre en el rango de personas sin nivel de instrucción: por cada 100 dólares que gana un hombre, una mujer recibe 87,40 dólares por hacer el mismo trabajo, según estimó (hace dos años) el Ministerio Coordinador de la Política Económica.

PSICOLÓGICA, SEXUAL Y FÍSICA

Las formas más crueles de violencia en contra de las mujeres son: psicológica, sexual y física. La primera es la más común en el país. Según el Inec, un 52,5 por ciento la ha sufrido. El Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece penas privativas de libertad de 30 a 60 días para el agresor. Aunque “es un tipo de delito muy difícil de probar porque entra en juego la palabra de la denunciante contra la del acusado, quien muchas veces contrapone una demanda por calumnia”, manifiesta Patricia Gálvez, directora ejecutiva del Cedeal.

En los casos de violencia física, cuando la agresión no es grave, la sanción es de tres días y, cuando las lesiones ocasionadas son mayores, la sanción consiste en privación de la libertad de siete a 30 días. Para la agresión sexual ahora existen sanciones fuertes: la violación se castiga con 19 a 22 años de reclusión, asimismo proponer por medios electrónicos un acercamiento con fines sexuales o eróticos, a personas menores a 18 años, puede significar cárcel de uno a tres años.


Patricia Gálvez, directora ejecutiva del Cedeal.

En su mayoría, las agresiones son cometidas por parejas, exparejas o personas del entorno. Más del 90 por ciento de las mujeres no se separa ni piensa hacerlo porque consideran que “las parejas deben superar las dificultades y mantenerse unidas“, “los problemas no son tan graves”, o “no pueden sostenerse económicamente”, refiere un estudio del Inec.

La experta mexicana Cirila Quintero atribuye las agresiones por parte del hombre, y el conformismo de la mayoría de mujeres, a una cultura machista y las relaciones patriarcales enraizadas en nuestros países. A ello se suma el no cuestionamiento de los roles de género y una cultura de la no denuncia.

SENTENCIAS POR FEMINICIDIO

Quintero, doctora en sociología e investigadora de temas de género, fija una diferencia entre los conceptos de femicidio y feminicidio. Al primero lo define como el asesinato o muerte de mujeres sin que el componente de género sea determinante (un robo, un atentado). En cambio, el feminicidio se comete por el hecho de ser mujer.
En Ecuador, el COIP ya tipifica el delito de feminicidio, con penas de hasta 34 años. En un año de vigencia de la norma se dictaron 13 sentencias condenatorias. El caso más mediático fue el asesinato a la cantante Sharon, cuya pareja recibió una condena de 26 años de cárcel.

¿Cómo garantizar a las mujeres una vida libre de violencia? Patricia Gálvez señala que el reto pasa por la educación y por crear cultura de exigibilidad y garantía de derechos, a la par que el fortalecimiento organizacional y la autonomía para aprovechar las fortalezas de la sociedad civil.

La ONU señala que las estrategias de prevención deben ser holísticas, y deben incluir múltiples intervenciones realizadas en paralelo para lograr efectos duraderos y permanentes.