Steve Hanke: “Ecuador no ha aprovechado al dólar” | Vistazo

Steve Hanke: “Ecuador no ha aprovechado al dólar”

País

Steve Hanke: “Ecuador no ha aprovechado al dólar”

Tristana Santos | [email protected] Miércoles, 18 de Noviembre de 2015 - 15:48

Steve Hanke, el economista que diseñó la convertibilidad argentina y asesoró la dolarización en Ecuador, dice que el problema de fondo del país es la ‘incertidumbre de régimen’: el Gobierno actúa de forma agresiva e impredecible y ahuyenta la inversión.

¿Qué respalda al dólar? A mucha gente lo primero que le vendrá a la mente es la imagen de un lingote de oro en una bóveda de un banco de Estados Unidos, pero es una idea desactualizada. El dólar “flota” desde 1971, cuando abandonó el respaldo en oro y empezó a cotizarse contra otras divisas. Lo que respalda al dólar es la confianza en el sistema y en las políticas monetarias de la Reserva Federal de Estados Unidos. Por eso, cuando Ecuador dolarizó en el año 2000 para frenar la peor crisis de la historia nacional, hizo mucho más que cambiar la moneda: reemplazó también el estado de derecho (en inglés, rule of law o imperio de la ley) que regía sobre su dinero, por uno más sólido, explica Steve Hanke, el economista que desde hace décadas recomienda dolarizar toda América Latina, y de manera urgente, Venezuela.

Hanke, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y exjefe del equipo económico del presidente Ronald Reagan, se dedicó en los años 90 a viajar por Latinoamérica, Europa y Asia promoviendo un sistema diseñado por él llamado “Caja de Conversión”, que derivó en la convertibilidad que adoptó Argentina y en la dolarización de El Salvador y Ecuador. En Ecuador presentó su primera propuesta de convertibilidad cuando Abdalá Bucaram era candidato a la Presidencia y asesoró al gobierno de Gustavo Noboa en la implementación del cambio del sucre al dólar. En Venezuela, su libro publicado a fines de los 90, ‘Cajas de Conversión para países en Desarrollo’, ha sido relanzado y se promociona como la solución para acabar con la inflación. Hanke es también académico del instituto El Cato, en Washington DC, donde su Proyecto de Monedas en Problemas monitorea a las naciones con mayores índices de inflación.

Hanke, defensor de las privatizaciones y la apertura comercial, y crítico del Fondo Monetario Internacional (que siempre se ha opuesto a la dolarización) vino a Ecuador a dar una conferencia en la Cámara de Comercio de Quito, donde compartió su desacuerdo con las actuales políticas económicas que, según dice, no han aprovechado al dólar.


“El gran problema de este gobierno es que ha destruido
riqueza al generar constante incertidumbre”, señala Hanke

Un reciente reporte sobre la situación económica del Ecuador lo compara con Grecia, endeudado y con tipo de cambio fijo que no le permite devaluar, ¿vamos por esa vía?
Es una comparación estúpida sin relevancia práctica. Ni siquiera la comparación con Puerto Rico, que usa el dólar y está en crisis por deudas sería adecuada porque la isla es un territorio de los Estados Unidos. Grecia es parte de una unión monetaria, la zona euro. La gran diferencia entre estos países y Ecuador, es el riesgo moral (cuando las posibles consecuencias negativas de los actos de la gente en el poder las sufren terceros). En Puerto Rico el riesgo moral es que tienen incentivos para su mala conducta, gastan y se endeudan y saben que Washington se verá forzado a rescatarlos. En Grecia, el riesgo moral de estar en la zona euro es inmenso, han gastado tanto que el déficit fiscal llegó hasta el 13 por ciento de su PIB, y no hicieron nada al respecto. El Ecuador no está en una unión monetaria, decidió unilateralmente usar el dólar y si tiene problemas, Washington DC no va rescatarlo.

¿Entonces no nos convendría ser parte de una unión monetaria con Estados Unidos y otros países dolarizados?
Absolutamente no, sería un desastre. No se necesita estar en una unión monetaria formal. Sería peligroso porque si uno de los miembros se comporta con la irresponsabilidad de Grecia, toda la unión se desestabiliza. Los que citan el trabajo de Bob Mundell (Premio Nobel de Economía y mentalizador de la zona euro) para decir que entre Ecuador y Estados Unidos no hay una “zona de moneda óptima” están fuera de lugar. Bob Mundell es un gran amigo y estuvo muy entusiasmado cuando dolarizamos Ecuador. Siempre he abogado por una unificación de monedas, que los países más pequeños se fijen al dólar o al euro, mediante sistemas de convertibilidad, o aún mejor, mediante la dolarización.

¿Y una moneda latinoamericana? Ha sido un proyecto por años.
Es una mala idea, nunca funcionaría. El problema con los países latinoamericanos es que no son confiables, no honran sus acuerdos, si tuvieran una moneda regional alguno seguramente haría trampa constantemente. ¿Van a confiar en Argentina? ¿En Brasil? Debe ser una broma. ¿Quién va a querer compartir moneda con Venezuela? El mundo sabe que no mantienen su palabra, no honran sus contratos, basta revisar los reportes Doing Business del Banco Mundial; en el indicador ‘Cumplimiento de Contratos’, Latinoamérica ocupa puestos muy bajos en el ranking.

Cuando hay crisis, se baraja la posibilidad de abandonar la unión monetaria, o en el caso del Ecuador, de abandonar el dólar y revivir una moneda nacional, para poder devaluar.
Los grandes productores petroleros del Golfo Pérsico usan monedas con valores pegados al dólar. El dinar de Kuwait está fijado al dólar estadounidense; el riyal de Arabia Saudita, el dírham de los Emiratos Árabes, todos tienen tipos de cambio fijados al dólar. No hay devaluación, porque su principal producto, el petróleo, se cotiza en dólares, están en un mundo dolarizado. La devaluación sería una invitación para la inestabilidad. Rusia cometió un grave error el año pasado cuando dejó flotar al rublo. Un tipo de cambio flotante dejaría a estos países en desventaja. Por eso toda Latinoamérica debería deshacerse de sus pequeñas monedas que crean inestabilidad, y dolarizar.

El presidente Correa añora los tiempos en que teníamos moneda nacional…
He escuchado mucho en esta visita a Ecuador sobre las supuestas ventajas de la devaluación, se dice que si el Ecuador tuviera el sucre podría devaluarlo como han hecho Perú y Colombia con sus monedas, para ser más competitivos. Es una idea perversa. Hay una correlación del 99 por ciento entre la devaluación y la inflación. La devaluación destroza el valor de los ingresos y los activos. Es un robo, una destrucción del capital, que afecta más a los más débiles, a la gente que vive de un salario, a la gente de la tercera edad que vive de una pensión. Miremos lo que ha hecho la devaluación del bolívar a Venezuela, según mis cálculos tiene una inflación anual de entre el 600 y 700 por ciento, la mayor del mundo. El colapso del Producto Interno Bruto de Venezuela es mucho peor que el que sufrió Estados Unidos en la Gran Depresión de los años 1930. El 40 por ciento de su PIB se ha esfumado.

¿Usted está promoviendo la convertibilidad o la dolarización en Venezuela?
Cualquiera. Mi libro contiene una constitución para crear una Caja de Conversión privada basada en Suiza, que respalde la moneda de Venezuela. Si no es eso, la dolarización funcionaría bien. Ya está sucediendo, la gente usa espontáneamente el dólar como referencia, nadie quiere bolívares.


Venezuela tiene una inflación anual de entre 600 y 700 por ciento, según
cálculos de Steve Hanke en su Proyecto de Monedas en Problemas del
Instituto El Cato. La solución, según Hanke, es dolarizar.

Usted es muy crítico de la FED, el Banco Central de Estados Unidos, ha dicho que su falta de control es responsable del colapso de los bancos en 2008.
Si, la FED comete muchos errores.

Al dolarizar, un país le da a la FED el poder que su banco central tenía, ¿por qué deberíamos confiar en una institución tan cuestionada?
Porque la FED es unas mil veces mejor que cualquier banco central que haya existido en Latinoamérica. Aún con todos los cuestionamientos, ¿por qué sigue el dólar siendo el rey? Es la única moneda con la que se cotizan las comodities, la primera moneda de reserva internacional...

Usted ha escrito que el dólar podría perder su estatus como moneda de reserva internacional…
Podría suceder si la FED comete muchas estupideces. Así pasó con la libra esterlina, el Banco de Inglaterra tomó malas decisiones después de la I Guerra Mundial y perdieron su posición. El único retador del dólar hoy es el yuan chino. El euro es una moneda de fuerza regional, pero no internacional. El yuan, en un futuro lejano, podría amenazar el estatus del dólar si el sistema de transferencias electrónicas de China, llamado CIPS (China International Payment System), llega a funcionar. El sistema permitiría al yuan internacionalizarse, pero por ahora va lento. El mundo está inoficialmente dolarizado.

Es una coyuntura difícil para el Ecuador, cayó el precio del petróleo, el dólar se ha apreciado…
El Ecuador, después de estar por varios años en los primeros lugares de mi Índice de Miseria, entre los países de mejor desempeño gracias a la dolarización, podría caer varios puestos. Pero todas estas economías en términos relativos están desacelerándose, Colombia, Perú, Brasil. La gran locomotora es China y su masa monetaria ha bajado. Sin embargo, el problema del Ecuador no es coyuntural, no se habla del problema subyacente, que es un problema de estructura, de competitividad y flexibilidad.


“Se dice que si el Ecuador tuviera moneda propia podría devaluarla
como han hecho Perú y Colombia. Es una idea perversa. La devaluación
destroza el valor de los ingresos y activos. Es un robo que afecta
a los más débiles”. Foto: Cecilia Puebla

¿Y cuál es el problema del país?
En Ecuador hay un gran problema de ‘incertidumbre de régimen’ (‘Regime uncertainty’, el clima de desconfianza hacia la inversión que se crea en un país cuando los gobiernos intervienen arbitrariamente sobre la economía). Uno no sabe lo que el gobierno va a hacer mañana, o en un año, no se saben las reglas del juego. El gobierno actúa de una forma agresiva e impredecible, un ejemplo es lo que ha hecho con la prensa (los juicios contra diario El Universo y contra periodistas) empuja un proceso casi hasta el final y luego desiste. Puedo decir categóricamente que el gran problema de este gobierno es que ha destruido riqueza al generar constante incertidumbre. Para una compañía, es vital tener expectativas claras de cuál va a ser su ingreso, su ganancia, su flujo de caja en los próximos años, porque eso determina su valor. Si no puedes realizar proyecciones, los valores de los activos bajan y los créditos disminuyen, la inversión y la generación de empleo bajan. Desde que dolarizó, yo diría que no han hecho nada en política económica para aprovechar el dólar.

Usted usa de ejemplo a Panamá, ¿cuál es la lección de este país para Ecuador?
Integrarse financieramente al mundo. Aunque Ecuador usa el dólar, su sistema financiero todavía no está integrado a los mercados internacionales de capitales. Además, Panamá, el mejor sistema dolarizado del mundo, no tiene un banco central. El Banco Nacional de Panamá es un banco comercial. Los bancos centrales tienen una sola función y es producir una moneda. Mi recomendación sería eliminar al Banco Central del Ecuador, es incompetente hasta para llevar estadísticas. No ha entregado la información al sistema de difusión de datos estadísticos del FMI (SDDS) sobre el estado de sus reservas internacionales. Han parado de informar en agosto de 2015, ¿qué es lo que pasa con las reservas internacionales del Ecuador? No lo sabemos.

El Gobierno dice que estamos en un bache y que lo superaremos cuando empiecen a funcionar grandes proyectos de infraestructura, como las hidroeléctricas.
Una anécdota, cuando trabajaba con el presidente Reagan, yo diseñé el manual para realizar el análisis costo beneficio de los proyectos de infraestructura para el manejo del agua, como hidroeléctricas, represas, proyectos de riego. Todos los estados del Oeste querían recursos para grandes infraestructuras, pero el Presidente sospechaba que eran malas inversiones. Después del análisis, rechazamos todos los proyectos porque los beneficios a largo plazo eran menores que el costo. He pasado 20 años de mi carrera evaluando proyectos de infraestructura y lo primero que preguntaría es si se han hecho análisis formales y técnicos de costo beneficio de las hidroeléctricas en construcción en Ecuador, y si estos son públicos. En mi experiencia la mayoría de proyectos de infraestructura se convierten en elefantes blancos porque para pagar la deuda a China, aunque se haya negociado con petróleo, en última instancia la deberá pagar la gente con sus impuestos.