¿A quiénes beneficiará el método Webster en las elecciones? | Vistazo

¿A quiénes beneficiará el método Webster en las elecciones?

Redacción Viernes, 06 de Diciembre de 2019 - 12:25
Facebook
Twitter
Email
"Es un paso importante para abandonar la creación inapropiada de grandes mayorías en detrimento de las minorías”, enfatizó Verdesoto.
Presupuesto electoral, financiamiento a la política fiscal, subsanamiento a las desigualdades de género, y un conjunto de disposiciones transitorias para la gestión del Consejo Nacional Electoral (CNE), son los cuatro bloques principales, a criterio del consejero del CNE Luis Verdesoto, que la Asamblea Nacional aprobó el martes 3 de diciembre en las reformas electorales al Código de la Democracia. 
 
Además, Verdesoto explica que otro logro importante tiene que ver con la aprobación en el cambio del método de asignación de escaños de D´hondt al método Webster. 
 
“Si bien el efecto en el cambio del método de asignación de escaños va a ser de mediano plazo, es un paso importante para abandonar la creación inapropiada de grandes mayorías en detrimento de las minorías”, enfatizó.
 
En la actualidad, los escaños se reparten de acuerdo con las fórmulas matemáticas Webster en los casos de asambleístas nacionales; mientras que para las dignidades pluripersonales restantes (legisladores provinciales, parlamentarios andinos, concejales urbanos y rurales, vocales de juntas parroquiales) aplica el método D´Hondt. Este cambio fue establecido previo a las elecciones legislativas de 2013.
 
El método D´Hont no permite que las fuerzas políticas de minoría tengan representación del Legislativo. Por lo que, Verdesoto considera que el método Webster es más equitativo en la distribución de la representación política de las minorías.
 
El Webster utiliza divisores impares para asignar los escaños hasta alcanzar el número de representantes a elegirse, con lo cual el cupo para obtener una curul es más pequeño.  
 
Con este método, se suma el total de votos alcanzados por cada partido y luego se divide ese total para divisores impares (1, 3, 5…) hasta completar el números de asambleístas a elegirse. 
 
Se asignan los escaños de acuerdo a los puntajes más altos. Así, podría darse que la lista A tenga un escaño; la B, un escaño; la C, un escaño; la D, seis escaños y la E, 1 escaño.
 
Por ejemplo, en las elecciones legislativas de 2013, el sufragio del distrito sur de Manabí se dividió de la siguiente manera. 
 
VOTOS CONSOLIDADOS (Nominales + Plancha)
Alianza PAÍS:  967,965
CREO: 181,575 
FE:  151,548
 
Para aquel distrito se eligieron cinco representantes. Por el método D´Hondt, todos los escaños los obtuvo Alianza PAÍS, pero si se utilizaba el método Webster, PAÍS obtenía tres, mientras que CREO y FE lograban uno.
 
 
VOTO EN PLANCHA
Otra de las reformas electorales es el voto en plancha. "Lo más importante es el hecho de haber restituido la votación por listas y eliminado la votación entre listas, esta es una tara que el Ecuador tuvo durante 20 años, que impidió que el voto de los ecuatorianos sea unificado y fundamentalmente permitió el desperdicio de votos de más o menos el 25%", asegura Verdesoto.
 
Además, explica que en las próximas elecciones se anularía un voto que "contemple la votación de candidatos de diferentes listas".
 
No obstante, en las papeletas de sufragio solo va a aparecer un casillero por lista, es decir, ya no se visualizará un casillero frente a cada uno de los candidatos. Entonces, si un ciudadano marca por varias listas, automáticamente anularía su voto.
 
"Esto significará un proceso importante de capacitación. Facilitará y agilitará el conteo de las cartillas, e incluso se reduce el margen de error en el escaneo", sostuvo el vocal del CNE.
 
Tras su aprobación en el Legislativo, las reformas deberán ser analizadas por el presidente de la República, Lenin Moreno, quien deberá aprobarlas o vetarlas de manera total o parcial.