Poco interés de candidatos en debate de temas GLBTI | Vistazo

Poco interés de candidatos en debate de temas GLBTI

Víctor Hugo Carreño | vcarreno@vistazo.com Viernes, 01 de Marzo de 2019 - 16:56
Facebook
Twitter
Email
Un encuentro entre candidatos y activistas de derechos de las mujeres y población LGBTI demostró el desinterés y desconocimiento de los primeros en los temas de género.
 
En una misma mesa, con jugo de naranja, panes, bolones y huevos fritos, candidatos y activistas se reunieron la mañana del jueves 28 de febrero para conocer las propuestas y posturas de los postulantes en temas de género.
 
Las fundaciones Valientes de Corazón, Ecuatoriana Equidad y Mujer & Mujer, junto a la Embajada de Canadá en Ecuador, organizaron el evento. Los activistas y dirigentes de las fundaciones destacaron que en el pasado hubiera sido imposible una cita con postulantes a cargos de elección popular, más aún cuando hace más de 20 años la homosexualidad estaba penalizada.
 
Pero la importancia del encuentro que resaltaron los activistas no fue la misma para los candidatos. De 17 postulantes a alcalde de Guayaquil y 20 candidatos a Prefecto de Guayas, sólo acudieron Eduardo Argudo, candidato a Alcaldía por el Partido Socialista, y Susana González, candidata a viceprefecta por el PSC.
 
Por Centro Democrático, en representación del postulante a la Alcaldía Jimmy Jairala, acudieron Jorge Vélez, viceprefecto de la provincia, y la candidata a concejal Lady Mina. Y luego, avanzada la cita, se sumó Luis Almeida, candidato a concejal por el PSC.
 
De las demás organizaciones políticas, no hubo delegados pese que todas fueron invitadas. Aunque hubo algunas (no precisaron cuáles) que ni siquiera accedieron a recibir la invitación física.
 
A la hora de presentar las propuestas, en la mayoría de las intervenciones, hubo generalizaciones, desconocimiento y hasta comentarios con estereotipos.
 
Susana González señaló que el PSC ha estado abierto en temas de derechos de las mujeres y la población LGBTI. Destacó que el Concejo Cantonal, donde el PSC tiene mayoría, aprobó la ordenanza para combatir la violencia contra la mujer y la ordenanza para la igualdad entre los géneros y la erradicación de todas las formas de violencia.
 
La primera ordenanza dispuso la creación del programa "Amiga, ya no está sola", que trabaja en la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres. Mientras que la segunda garantiza la igualdad entre los géneros, la erradicación de la violencia basada en género y el acceso a espacios públicos sin discriminación y respeto a expresión de identidades.
 
Antes de que ella tome la palabra, la activista Silvia Buendía recordó que años atrás, en espacios públicos como el Malecón 2000, el Municipio negaba el acceso a la población LGBTI. En ese entonces, un letrero con la frase “se reserva el derecho de admisión” era un mensaje para negar el ingreso a, entre otras, personas  con identidades y expresiones diversas. Ese anuncio hoy no existe. “Lo hemos conseguido a través del activismo”, acotó.
 
González, después de defender a su partido, señaló que ha ofrecido empleo a personas LGBTI y que a Carlos Luis Morales, su compañero de fórmula, le propuso abordar los temas de género en su plan de trabajo, pero no hubo propuestas específicas.
 
Luego de su discurso, firmó un acta de compromiso con tres puntos: socializar la Guía para Prevenir y Combatir la Discriminación por Diversidad Sexual e Identidad de Género en el sistema educativo, recientemente presentada por el Ministerio de Educación; impulsar herramientas para fomentar el acceso en el área laboral de personas LGBTI en Guayaquil y tomar acciones para erradicar la violencia hacia las mujeres en la ciudad. Firmó, se levantó de su silla y no regresó.
 
Jorge Vélez, viceprefecto de la provincia, pronunció un discurso político en que resaltaba acciones del organismo. Señaló que “se abrió el clóset en la prefectura para que participe la población LGBTI”, que continuaron con estas acciones pese a burlas y sitckers (en alusión a los adhesivos que circularon semanas atrás y por cuales Centro Democrático responsabilizó al PSC) y luego criticó la ausencia de González.
 
Pese a criticarla, hizo lo mismo que ella: firmó el compromiso y dejó el encuentro, aunque se excusó por motivos de agenda. Sin embargo, en la cita continuaron técnicos de la Prefectura que expusieron acciones de este organismo. Lady Mina permaneció unos minutos más en los que mencionó que “todos somos iguales” y “como concejal me comprometo a trabajar”. También se fue.
 
En cambio, Eduardo Argudo, candidato a la Alcadía por el Partido Socialista, fue quien permaneció más tiempo en el encuentro y quien en su intervención detalló sus propuestas, a diferencia de los otros postulantes. Insistió en su programa Guayaquil de mis derechos, porque “el Municipio no prioriza los derechos de las personas”, entre ellas a las personas LGBTI.
 
Propuso la capacitación a niñas, niños y adolescentes sobre temas de orientación sexual e identidad de género. Y mecanismos de rehabilitación a hombres que cometen actos de violencia contra las mujeres.
 
Héctor Garzón, candidato a concejal por el Partido Socialista, sentado junto a Argudo, mencionó que “todos debemos estar incluidos y participar”, que él rompería “el clóset” y habló también de propuestas culturales que no eran motivo del encuentro.
 
A su alusión al clóset, Buendía lo refutó y dijo que puede ser un lugar seguro para niñas, niños y adolescentes por temor al rechazo de su familia. “No se puede obligar a alguien a salir de ese clóset”. Garzón asintió, no tomó la palabra nuevamente.
 
Argudo intervino y respondió preguntas, pero luego se excusó porque debía prepararse para el debate de candidatos a Alcalde organizado por Grupo Faro, que se pregrabó el mismo jueves en la tarde. También firmó el acta y se fue junto a Garzón.
 
Mientras los dos candidatos del Partido Socialista aún estaban en la cita, llegó Luis Almeida, candidato a concejal por el PSC. Su intervención estuvo ausente de propuestas: “Todos somos seres humanos, todos nacimos, todos existimos”.
 
Buendía le preguntó qué hacer con discursos que pueden afectar a la niñez LGBTI, en alusión a las marchas que organizaron el movimiento Con mis hijos no te metas que estuvieron plagadas de mensajes estigmatizantes. Almedia respondió con una “gran campaña de educación”, pero no hubo más precisiones. Luego recordó que Radio Morena, emisora que dirige, transmitió el programa La Voz LGBTI, que abordaba semanalmente temas relacionados a los colectivos de la diversidad.
 
Pese a querer mostrarse inclusivo, su intervención continuó con comentarios estereotipados: “Antes se veía caminar a un homosexual con sus lindas curvas (hizo un ademán) y le pifiaban”. También mencionó el trabajo en los gabinetes de belleza. A esto último, Gonzalo Abarca, uno de los activistas que hace más de 20 años luchó por la despenalización de la homosexualidad, indicó que él posee un salón de belleza porque no hay oportunidades laborales para la población LGBTI.
 
Mientras otros activistas tomaban la palabra, Almeida se acercó a Buendía. Inicia una conversación. Ella, escribiendo en una hoja, le iba respondiendo. “Silvia me habla de una ordenanza. No sabía”. Se refería a la ordenanza de la de igualdad entre los géneros, que favorece a mujeres y personas LGBTI.
 
Luis Almeida se quedó hasta el final. Emilio Villafuerte, de la Fundación Valientes de Corazón, le indicó antes de concluir el encuentro que estaban prestos a brindarle en otra oportunidad información para que conozca de temas LGBTI.
 
Una foto grupal inmortalizó el encuentro, foto donde sólo aparecen activistas. Los candidatos, por haberse ido antes, ausentes.
HOY EN HOME