José Valencia: "Buscamos una apertura hacia el mundo sin ningún tipo de prejuicio ideológico" | Vistazo

José Valencia: "Buscamos una apertura hacia el mundo sin ningún tipo de prejuicio ideológico"

País

José Valencia: "Buscamos una apertura hacia el mundo sin ningún tipo de prejuicio ideológico"

Patricia Estupiñán Jueves, 21 de Noviembre de 2019 - 17:14
El canciller José Valencia sostiene que Ecuador busca hoy una apertura sin ningún “prejuicio ideológico”, como ocurrió en la década pasada, una visión peligrosa en las relaciones internacionales. “Nuestro único objetivo es el interés nacional”.
 
José Valencia Amores. Diplomático de carrera y catedrático universitario. Con misiones en Naciones Unidas, Ginebra, la OEA y África. Entre 2003 y 2007 director legal de la ong Participación Ciudadana. Abogado por la PUCE tiene además dos maestrías en las universidades norteamericanas de Columbia y Harvard en Ciencias Políticas y Administración Pública respectivamente.
 
-¿Hay un nuevo eje en la política internacional del Ecuador?
-Buscamos una apertura hacia el mundo sin ningún tipo de prejuicio ideológico ni otra consideración que no sea la búsqueda de los intereses de Ecuador. La visión anterior del expresidente Rafael Correa fue centrarse demasiado o al menos en una buena parte en un marco ideológico, por lo tanto una visión peligrosa en las relaciones internacionales. 
 
Hemos regresado a nuestra posición histórica y pragmáticamente trabajamos en el avance de nuestros propósitos como estado para obtener mayores beneficios en el intercambio con la comunidad internacional.
 
-¿El reciente Pacto de Leticia se enmarca en este proceso de apertura?
-Es un paso inicial. El acuerdo busca tener un canal de cooperación único en la Amazonia, que no sea restringido solo al tema de conservación de esos bosques y de la inmensa biodiversidad, sino  que incluya otros  temas de igual importancia como el desarrollo, la explotación de recursos, la situación de las poblaciones que habitan ahí. Es muy importante este acuerdo para Ecuador porque un 47% de nuestro territorio está en la Amazonia y el Pacto de Leticia puede ser un súper paraguas para coordinar esfuerzos en todos los ámbitos.
 
-¿Cómo evitar que las diferencias ideológicas afecten el funcionamiento del acuerdo?
-Creo que es básico concentrarse en la búsqueda de los intereses de los estados (firmantes), que usualmente trascienden a los gobiernos de turno.  Un buen ejemplo de esto ocurrió con el acercamiento entre Estados Unidos y la China de Mao.  Los dos países con ópticas ideológicas opuestas pudieron identificar intereses comunes y desarrollaron una dinámica de cooperación. No digo con esto que la ideología no influya, pero lo que marca la diferencia es el trabajo para hallar intereses de cooperación comunes.
 
-Los latinoamericanos tenemos intereses comunes y hemos sido prolíficos en crear organismos supranacionales, pero  la mayoría de las organizaciones están en un panteón.
-El enfoque debería ser  en la persistencia que hemos tenido para buscar la integración y comprender que tal vez no hemos contado en el continente con los factores que han facilitado la integración en otros continentes, como es el caso de la Unión Europea y que no han estado presentes en nuestra región.  A diferencia de Europa no hemos tenido una amenaza de confrontación militar y las economías europeas tenían antes del acuerdo un nivel de complementariedad. Nuestras economías, en cambio, compiten entre sí por los mismos mercados afuera. No obstante, con  el pasar de los años hemos ido descubriendo que hay elementos que nos vinculan y que nos pueden llevar a la integración. Esta ocurre no simplemente firmando papeles, sino identificando proyectos comunes para avanzar.
 
-El último intento de integración, UNASUR fue un fracaso y una decepción.
-UNASUR tuvo un enfoque político para complementar acuerdos económicos. Se deshizo justamente por diferencias ideológicas.  PROSUR busca tomar la posta y solventar los problemas que tenía UNASUR. No queremos que exista una burocracia pesada, que complique la toma de decisiones, que debe ser en un proceso abierto, que facilite puntos de consenso. Además, no se busca una agenda excesivamente ambiciosa como fue la de UNASUR, sino trabajar en una agenda de mínimos positivos. Aspiramos que a fin de año o inicios del próximo tengamos un marco listo para ser aprobado por los jefes de Estado.
 
-¿Hasta qué punto la agenda de estos proyectos está sujeta a lo que ocurre en Venezuela?
-Uno de los elementos que pesó en la disolución de UNASUR fue la crisis venezolana. Venezuela está en compás de espera y Ecuador aspira a que la situación se resuelva positivamente en un marco de amplio respeto por las libertades, los derechos humanos y la reinstitucionalización democrática de ese país, con la expresión genuina y transparente de la voluntad de todos los venezolanos en un marco pacífico.
 
-.¿Cuántos venezolanos están en el país y cuál ha sido el impacto económico de su presencia?
-En relación a su población, Ecuador es país con mayor número de refugiados en la región, no solo venezolanos sino también colombianos, cubanos y haitianos.  En Ecuador están unos 400.000 venezolanos y 65.000 colombianos refugiados.  El esfuerzo por incorporar a los refugiados  venezolanos se estima en 100.000.000 de dólares.  Solo en las escuelas hemos inscrito a 16000 niños venezolanos.  El impacto es muy fuerte en nuestra economía y estamos gestionando a organismos como el Banco Mundial una ayuda para enfrentar esta emergencia humanitaria, que es el resultado de la crisis de ese país donde más de 5´000.000 han emigrado.
 
-El conflicto colombiano también originó otro alto número de refugiados. ¿Cómo influirá en nuestro país la decisión de dos excomandantes de las FARC de regresar a las armas?
-Vemos con preocupación el tema. La experiencia nos indica que la violencia en Colombia tiene efectos negativos para el país.
 
-¿El entendimiento firmado con Colombia para operaciones conjuntas, en la frontera, nos puso en la mira de los narcoterroristas?
-El entendimiento viene de atrás. La única manera de encarar estos problemas que no son solo bilaterales, sino regionales es a través de la cooperación entre los estados. Esta cooperación con Colombia es una herramienta muy útil para que el estado ecuatoriano pueda efectivamente garantizar y dar seguridad a nuestras poblaciones que viven en la frontera.
 
-¿Cómo avanza el proceso para que Ecuador se convierta en miembro pleno de la Alianza del Pacífico?
-Ecuador fue invitado a ser miembro pleno desde la fundación de la Alianza del Pacífico, pero el expresidente Correa declinó la invitación. Con Colombia y Perú ya tenemos un proceso de integración a través de la Comunidad Andina y con Chile tenemos varios acuerdos de entendimiento. Estamos trabajando con México, enrumbados en esa concertación. Esperamos que el mandato de los presidentes emanado en Lima se cumpla en pocos meses. Como dijo el presidente de Chile Sebastián Piñera, se busca la incorporación de Ecuador utilizando una suerte de “fast track”, camino rápido.
 
-¿Y con Estados Unidos caminamos hacia un “fast track”?
-La cooperación con Estados Unidos se ha consolidado en los ámbitos de  seguridad y política, entre otros.  Siendo ese país nuestro principal socio comercial, estamos trabajando a través del Consejo de Inversiones y Comercio (Trade and Investment Council -TIC), que aspiramos sirva de plataforma para poder en contacto no solo a entidades públicas sino a otros actores del país como empresarios, emprendedores.  Confiamos que hasta fines de año exista una nueva ronda del TIC en Ecuador.  Nos encantaría y le hemos transmitido a nuestra contraparte norteamericana que queremos  consolidar la relación a través de entendimientos estables comerciales, que nos den seguridad a largo plazo.
 
-¿Cómo ha influido la relación con el Reino Unido, una vez que el señor Assange dejó la embajada?
-La relación que había sufrido, hoy atraviesa un excelente momento.  Gran Bretaña es muy importante para nosotros comercial, financiera y culturalmente. Hay un alto número de estudiantes ecuatorianos en ese país. En Quito firmamos hace dos meses un acuerdo igual al multi-partes que tenemos con la Unión Europea, junto con Perú y Colombia, para que entre en vigencia de ocurrir el Brexit.
 
-¿Para cuándo estima que los ecuatorianos podremos viajar sin visa a la Unión Europea?
-Hemos recibido el apoyo formal de varios países como miembros del acuerdo. Internamente requerimos de pasaportes biométricos, que los comenzaremos a procesar a comienzos del próximo año.  Aspiramos a que en los primeros meses del año se pueda concretar lo de la visa.
 
-¿Cómo avanza el proceso de reinstitucionalización de la Cancillería?
- La academia diplomática ha sido reestablecida y pronto se iniciarán los procesos de capacitación. Tenemos un gran reto que el servicio público internacional sea especializado, que pueda representar los intereses del país en áreas tan complejas como la seguridad contra el narcotráfico, que no tiene visos de desparecer en las próximas décadas; la pesca ilegal en un mundo donde crece la demanda de alimentos; la protección del medio ambiente, etc.
 
- ¿Qué porcentaje del personal diplomático tiene nombramiento político?
Las designaciones se encuentran enmarcadas en la ley. No pueden ser más del 20% y nos mantenemos en eso.