Investigan fondos en reconstrucción de Manabí y Esmeraldas | Vistazo

Investigan fondos en reconstrucción de Manabí y Esmeraldas

País

Investigan fondos en reconstrucción de Manabí y Esmeraldas

Redacción Martes, 11 de Junio de 2019 - 17:41

Han pasado más de tres años del terremoto del 16 de abril del 2016, y la Contraloría General del Estado reveló un nuevo informe por mal uso de los fondos para la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas.

La entidad determinó indicios de responsabilidad penal contra el exvicepresidente Jorge Glas, el exsecretario para la reconstrucción, Carlos Bernal y otros 10 funcionarios. Por lo que, la Fiscalía investiga posibles delitos que se habrían cometido.

Según publicó Ecuavisa, el Comité Técnico para la Reconstrucción de Manabí y Esmeraldas estableció que el parque Las Vegas, en Portoviejo, era una de las obras prioritarias en la reconstrucción. Sin embargo, el parque ni siquiera existía cuando sucedió la tragedia, y costó $6,5 millones su construcción y fiscalización.

Lo mismo sucedió con la vía de acceso al Puerto de Manta-Colisa, que costó $21 millones. Según la Contraloría, a la fecha del convenio la obra estaba en pleno funcionamiento y no resultó afectada por el terremoto. 
 
A las irregularidades se suma la contratación de productos de comunicación para levantar el ánimo de los manabitas y resaltar su espíritu para salir del desastre. En estos rubros relacionados a comunicación, el Comité gastó $788.000, conforme se detalla a continuación:
 
-$393.000 en campañas informativas y de motivación.
-$282.000 se invirtieron en eventos.
-$39.000 se gastaron en gigantografías que se ubicaron en los edificios de Bahía de Caráquez.
-Y $66.000 en la realización de videos con testimonios de los sobrevivientes, aunque la Contraloría resaltó que estos ya estaban hechos antes de que se firme el contrato. 
 
También, se invirtió en obras prioritarias como la construcción de viviendas para los damnificados. Para las soluciones habitacionales en Portoviejo se usaron $660.000. No obstante, la Contraloría encontró que se hicieron sin planos aprobados y cuando se las verificó, se determinó que no cumplían con la norma ecuatoriana de construcción.
 
En este examen la Contraloría auditó la inversión de 30 millones de dólares de la reconstrucción y encontró que casi 29 millones fueron mal usados.