El caso de corrupción que salpica al asambleísta Daniel Mendoza | Vistazo

El caso de corrupción que salpica al asambleísta Daniel Mendoza

Cecilio Moreno Lunes, 01 de Junio de 2020 - 19:04
Facebook
Twitter
Email

Cuatro años después del terremoto, Pedernales no tiene lo primero que le prometieron: un hospital. Y ya se han firmado dos contratos de construcción. Hoy hay nueve detenidos, millón y medio de dólares incautados y un asambleísta oficialista, Daniel Mendoza, cuestionado.

Entre San Clemente y Bahía de Caráquez está el cerro Loma de Viento. Por allí, el 23 de abril, circulaba alguien que la Policía identificó con el alias de “chofer”. Su teléfono estaba intervenido dentro de una investigación fiscal. Ese día conversaba con otro apodado “Baquero” quien le recordaba de “los 400 que le dieron y que Daniel le ha dicho que no le deposite en la cuenta”.

Así, uniendo cabos y escuchando conversaciones, Fiscalía y Policía armaron el operativo Fortuner que el jueves 14 de mayo permitió la retención de nueve personas, un millón setecientos mil dólares, equipos electrónicos y armas de fuego. Entre los detenidos estuvo Jean Benavides, asesor del asambleísta oficialista Daniel Mendoza. Ese día, en la Asamblea Nacional se iniciaba el segundo y definitivo debate para las dos leyes urgentes, anticrisis, que había enviado el Ejecutivo. Al inicio de la sesión se leyó una carta en la que el asambleísta Daniel Mendoza pedía una se mana de licencia. Mendoza preside la Comisión Legislativa de Régimen Tributario y, por tanto, era el ponente de la Ley.

En esas horas, nadie supo de su paradero. Por redes se llegó a decir que había fugado hacia Colombia. La ministra de Gobierno, María Paula Romo aseguró que no ha salido del país. A través de su cuenta de Twitter dijo que esperaba que las investigaciones se lleven aceleradamente y que prefería callar por ahora.

Según ratificó la ministra de Gobierno, María Paula Romo, la investigación llevaba varios meses y tiene que ver con la contratación de la construcción de un hospital básico para Pedernales.

Lea también: Romo niega que Gobierno haya repartido hospitales a asambleístas, tras detención de un asesor
 

CUATRO AÑOS Y NADA. Pedernales continúa a la espera de la construcción de un hospital de 30 camas. Mientras tanto este hospital móvil está inmóvil.

Garantías falsificadas
Con bombos y platillos se encargó al Servicio de Contratación de Obras (SERCOB) el proceso para construir un hospital de 30 camas en Pedernales. Desde el sismo del 16 de abril de 2016, en ese balneario funcionó uno de los hospitales móviles del Ministerio de Salud. Pero la aspiración de la población es tener su propio centro médico.

Así empezó un primer proceso. Se llamó a interesados y en julio de 2019 se adjudicó a una constructora de origen mexicano llamada Tippmann por 15,7 millones de dólares. Entonces se le entregó un anticipo de ocho millones. A cambio la constructora entregó garantías bancarias por el “fiel cumplimiento del contrato” y por el “buen uso del anticipo”.

Lo que llamó la atención del administrador del contrato es que esas garantías, aceptadas por el SERCOB, habían sido otorgadas por una cooperativa de ahorro y crédito domiciliada en la provincia oriental de Pastaza. Recordemos que la empresa es mexicana y que su domicilio legal estaba en Guayaquil.

Consultada la cooperativa, su abogado informó -el 4 de septiembre de 2019- que “Tippmann no es ni socio ni cliente de nuestra institución por lo cual no ha adquirido ninguno de nuestros productos”. Con esa comprobación, el mismo día, la administradora del contrato pidió al director general del SERCOB que proceda a declarar la nulidad unilateral del mismo.

La respuesta que recibió fue que el rol de administrador será asumido por los coordinadores zonales, “salvo el caso de que por la magnitud de los proyectos se considere lo contrario”. Dos días después llegó el nuevo administrador.

Debieron pasar 10 días más para que finalmente el SERCOB acepte dar por terminado ese contrato y, empezar así un nuevo proceso. Sin embago, No se conoce de proceso penal alguno por la falsificación.

Casi un millón más caro
El nuevo contrato se firmó en febrero de 2020. Esta vez con un contratista identificado como “Consorcio Pedernales Manabí”, escogido entre 22 ofertantes. Se llegó a decir que por tratarse de un consorcio era una entidad sin fines de lucro. En Manabí y Esmeraldas, buena parte de los contratos de la reconstrucción fueron hechos con “consorcios”.

El nuevo contrato fue de 16,4 millones de dólares, casi un millón más que el anterior. Uno de los constructores socio de este consorcio está entre los deteni- dos. Y con él, también el asesor en territorio del asambleísta Mendoza, Jean Carlos Benavides. Este último es también el secretario ejecutivo del Movimiento Mejor, grupo político organizado por Mendoza y que recibió personería jurídica an- tes de las elecciones seccionales de 2019.

La actuación de Mendoza en el parlamento fue cuestionada cuando se ausentó de la votación que debía decidir el juicio político contra la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint. Ese día, en su reemplazo acudió su suplente Pinuccia Colamarco, cuyo voto frustró el juicio. Mendoza era el coordinador de la bancada morenista en la Asamblea, función de la que fue relegado, perdiendo la confianza de sus coidearios.