Ecuador logra acuerdo con tenedores de bonos para reducir deuda en $1.500 millones | Vistazo

Ecuador logra acuerdo con tenedores de bonos para reducir deuda en $1.500 millones

Redacción Lunes, 06 de Julio de 2020 - 12:10
Facebook
Twitter
Email

El presidente de la República, Lenín Moreno, anunció este lunes 6 de julio de 2020, sobre la reducción de la deuda de Ecuador, mediante la renegociación alcanzada con los tenedores de bonos.

Moreno, quien resaltó que "actuar con decencia trae grandes resultados", detalló que el acuerdo "con el grupo más importante de tenedores de bonos" del país permitirá:

-Reducir la deuda en $1.500 millones

-Bajar el interés de 9.3 a 5.2%

-Ampliar el plazo por 10 años más

-Y 5 años de gracia para pago de capital

Según indicó el mandatario, "¡Con esto liberaremos más de $16.000 millones, en los próximos 10 años!".

Por su parte, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, agregó que la renegociación "es el resultado del gran esfuerzo por recuperar la confianza en el Ecuador y su seriedad. Paso importante para el país y su futuro, ¡un alivio de más de una década!".

En abril pasado, el Gobierno Nacional consiguió un aplazamiento del pago de intereses anuales para los bonos de deuda que vencen desde 2022 hasta 2030. El acuerdo con inversores privados permitió al país derivar recursos a la emergencia sanitaria del COVID-19.

En marzo, en medio la crisis del coronavirus, el Estado cumplió con el pago de los bonos 2020. La renegociación de deuda externa ha estado destinada a poder seguir recibiendo ayuda del exterior, según una estrategia del ministro de Finanzas, Richard Martínez.

El ministro explicó que Ecuador pagó el capital de los bonos 2020, por 325 millones de dólares, porque de no hacerlo el país podía haber caído default, lo cual habría traído consecuencias totalmente graves. Pagamos el capital y no los intereses, dijo, donde sí podíamos diferir el pago, pues teníamos un escenario muy complejo con el incremento del riesgo país y si a esto se añadía el no pago de los bonos 2020, las consecuencias habrían sido impredecibles, no solo para la economía local, sino para acceder a créditos.

La pandemia del coronavirus, con los gastos directos e indirectos que supone, y la caída de los precios del petróleo han puesto contra las cuerdas las finanzas ecuatorianas.