Correa era un político "caprichoso" rodeado de personas "no muy buenas", según Mera y Duarte | Vistazo

Correa era un político "caprichoso" rodeado de personas "no muy buenas", según Mera y Duarte

Redacción Jueves, 20 de Febrero de 2020 - 12:00
Facebook
Twitter
Email
Durante el sexto día de audiencia de juicio por presunto cohecho, en el denominado caso 'Sobornos 2012-2016', Alexandra Mantilla, experta en la técnica investigativa de perfilación criminal, expuso las declaraciones de Alexis Mera, exsecretario jurídico del expresidente Rafael Correa; y María de los Ángeles Duarte, exministra de Obras Públicas.
 
La perito relató, en la diligencia del 19 de febrero, que durante la entrevista pericial, Mera confesó que el exmandatario Correa (uno de los 21 involucrados en el proceso) era un político "caprichoso".
 
Además, el exsecretario contó que antes de trabajar con Correa, él fue pasante y abogado en el estudio jurídico Romero Menéndez. Y, luego fue asistente del expresidente León Febres Cordero. 
 
Al respecto, Mera dijo que si le tocaba elegir entre los dos exmandatarios, él se quedaba con Febres Cordero. “Usted no me ha preguntado, pero yo elegiría a Febres Cordero antes que a Correa”. 
 
Y explicó que, cuando trabajó con Febres Cordero como presidente, "él era un político maduro", mientras que Correa era un tanto "caprichoso".
 
"El doctor (Alexis) Mera fue enfático en decir que jamás firmó nada que no estuviera dentro de la línea legal. Y dijo: cuando a Rafael (Correa) yo no le firmaba algo, él buscaba un abogado que le dijera que sí y que le diera paso hasta que pudiera firmar. Un ejemplo de eso fue el Ministerio del Buen Vivir. El doctor Mera dice que siempre se opuso a la creación de lo que él llamó esa payasada", manifestó la perito.
 
Por su parte, María de los Ángeles Duarte detalló que conoció a Correa cuando ambos eran estudiantes universitarios. 
 
"Cuando lo conocí era un persona con buenas intenciones, pero en el camino se rodeó de personas no muy buenas", resaltó Duarte.
 
Mantilla concluyó que la pericia científica estableció la existencia de una estructura criminal, integrada por funcionarios públicos y empresarios de alto nivel, que estaban distribuidos por niveles de operación; es decir, manejada por líderes, tenía coordinadores y mensajeros; y que incluso utilizaban jerga delincuencial. Y que las "disposiciones directas" habrían salido desde el Palacio de Carondelet, la Presidencia y Vicepresidencia de la República.