Correa critica destitución de vocales de Participación Ciudadana | Vistazo

Correa critica destitución de vocales de Participación Ciudadana

Redacción Jueves, 15 de Agosto de 2019 - 11:14
Facebook
Twitter
Email

Notas relacionadas

Tras la censura de los cuatro vocales del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), el expresidente Rafael Correa cuestionó la votación de la mayoría legislativa y calificó el hecho como "un nuevo golpe blando".
 
"La política ecuatoriana continúa con las mismas mañas -e incluso con los mismos actores- que siempre nos sumieron en el fracaso. No les importa la Patria, tan solo sus intereses. Enfrentamos un escenario parecido al 2006. La Revolución Ciudadana volverá", sostuvo el exmandatario en Twitter.
 
Y agregó que, "la destitución de 4 consejeros del CPCCS no alineados con el Gobierno, es un nuevo golpe blando. Es un imposible en democracia. Prácticamente todos ellos sacaron más votos que los asambleístas que los censuraron. La Asamblea nuevamente descabeza otra función del Estado".
 
Ayer, la Asamblea destituyó en un juicio político a cuatro miembros de un ente con poder para designar autoridades de control, que fueron acusados de incumplimiento de funciones.
 
Con el voto de 84 de los 137 asambleístas, el Pleno censuró y cesó de sus funciones al presidente del CPCCS, el sacerdote José Carlos Tuárez; así como a los consejeros Victoria Desintonio, Wálter Gómez y Rosa Chalá.
 

 
Los cuatro destituidos recibieron el respaldo del minoritario bloque parlamentario "Revolución Ciudadana", afín al exmandatario Rafael Correa.
 
Por su parte, José Carlos Tuárez se refirió a la censura en cu contra y manifesto que: "este juicio político es un irrespeto al soberano, se ha demostrado hasta la saciedad nuestra inocencia, ya no sé en que idioma hablarles a los interpelantes que no entienden, #JuicioDeRepetición se viene".
 
Durante su mandato, Correa creó el CPCCS, que tiene atribuciones para determinar indicios de responsabilidad en casos de corrupción y designar autoridades, entre ellos al fiscal general y al procurador del Estado, superintendentes de Bancos y miembros de organismos electorales y de la Judicatura.
 
Desde que dejara el cargo hace dos años, Correa mantiene una pugna de poder con su sucesor, Lenín Moreno, generando una crisis en el oficialismo.
 
El actual mandatario incluso llegó a manifestar en julio que tiene "la obligación de respetar y hacer respetar el orden constituido, el país no puede retroceder en esa reinstitucionalización que tanto trabajo ha demandado".