Derechos Humanos en el Ecuador: un contrapunto | Vistazo

Derechos Humanos en el Ecuador: un contrapunto

País

Derechos Humanos en el Ecuador: un contrapunto

Allen Panchana Macay Miércoles, 06 de Julio de 2016 - 16:46
Ecuador se construye como un Estado de derechos. Aquel fue el mensaje que quiso posicionar ante la  ONU el canciller Guillaume Long. Estuvo en Ginebra, Suiza, del 27 a 29 de junio. Presidió la delegación ecuatoriana ante el Comité de Expertos de DDHH del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU. Participó en el 117 periodo de sesiones del Comité de DD.HH. Pero también llegaron miembros de la sociedad civil que denunciaron ante las Naciones Unidas violaciones a los DD.HH. en Ecuador. Entre los rostros críticos destacó el de la académica y activista Manuela Picq, expulsada del país hace casi un año. Aquí sus contrapuntos. 
 
Al Gobierno ya no le funciona fachada de que ‘todo está bien’ 
 
 
"Desde 2004 toda mi vida está en Ecuador", dice Manuela Lavinas Picq (39 años, franco-brasileña). PhD en Relaciones Internacionales. Profesora de la U San Francisco de Quito desde 2004.  
Tras dejar Ecuador fue investigadora en el programa DesiguALdades de la Universidad Libre de Berlín y ahora escribe para International Cry. Es coautora de dos libros : Sexuality in World Politics y Paradigmas queer de la modernidad. 
 
¿Por qué se complica su retorno a Ecuador?
Intento volver a Ecuador desde agosto 2015. Apenas llegué a Brasil pedí  la visa Mercosur: me fue negada dos meses después, sin justificación. Es un trámite que debe durar 48 horas. Esta visa, por dos años, es casi automática, no requiere de contrato de trabajo; es fruto de un acuerdo entre Ecuador y los países del Mercosur. Después pedí la visa de Amparo Familiar, que ha sido suspendida. 
 
¿Es por su activismo y relación con la Ecuarunari?
Hay muchos obstáculos administrativos.  Sigo intentando una visa, aunque queda cada día más claro que el Gobierno no quiere entregarla y quiere seguir con esta persecución política.  Vamos a tener que ir a cortes internacionales.
 
¿Qué extraña de Ecuador?
Extraño al país, la vida que allí construí con Carlos (Pérez, presidente de Ecuarunari). Tengo un matrimonio ancestral con él. Tres años unidos. Una familia. Extraño el mote que planta la mamá de Carlos y comíamos con aguacate en Cuenca. Tengo pasaporte francés y brasileño, pero mi vida social, emocional y laboral la he construido en Ecuador desde el 2004.
 
¿Ahora se irá a EEUU?
Necesito trabajar para vivir. Como en casi un año el Gobierno no me permite volver,  apliqué a trabajos en EEUU. Desde septiembre próximo seré profesora de Relaciones Internacionales en el Cambridge College de Massachusetts. Es un plan temporal, esperando que el Gobierno cambie o que la actitud del Gobierno cambie.  O que entre otro Gobierno.  No se qué vendrá primero.
 
El canciller dice que en Ecuador no hay violación de DDHH e incluso el país ha sido aplaudido. 
En la audiencia que tuvimos en el Alto Comisionado por los DDHH los expertos hicieron notar a la delegación de Ecuador que era inapropiado autoaplaudirse en un contexto de tantas violaciones de derechos humanos. También le dijeron al canciller que era inapropiado reírse cuando se le estaba preguntando sobre la criminalización de los tuiteros y blogueros  y todas las personas indígenas en las cárceles de Ecuador. 
 
Tiene un discurso inapropiado el Gobierno?
La negación del Gobierno es continua. No sé a quién le están hablando con ese discurso que todo está bien, cuando no es así: hay violencia de parte del  Estado hacia la  sociedad civil y hay reportes en ONU y OEA. Por ejemplo,  el caso de Saraguro,  la publicación de mails de Martha Roldós; la criminalización de mujeres por haber tenido abortos por caso de violaciones; la criminalización de la protesta social. Los expertos aquí en la ONU fueron claros: hay preocupacióm por lo que pasa en Ecuador. Esta narrativa-fachada de que “está todo bien” ya no funciona.  Es hora que el Gobierno empiece a llamar a las cosas por su nombre.  
 
Según el canciller, en Ecuador hay libertad de expresión…
Y también dijo que había diversidad y pluralidad, pero no se nota.  El Gobierno habla de los monopolios de los medios del sector privado, aunque en realidad hay un monopolio  mediático del  Estado. Existe una estatización de los medios de comunicación, cuya misión es dar una narrativa única que es la del Gobierno de turno y con fines electorales políticos y agendas económicas muy claras.  
 
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
‘Hay avances en DD.HH. y una democracia vibrante’
 
‘Ecuador es respatado por su trabajo sostenido en DDHH, dice Guillaume Long (39 años, nacido en Francia).  Canciller desde el 3 de marzo de 2016. 
En 2010 fue asesor de la Senplades. De 2011 a 2013, presidente del CEAACES. De 2013 a 2015, Ministro Coordinador de Talento Humano. En 2015, Ministro de Cultura. 
PhD en Política Exterior del Insitute for the Study of the Americas, de la U de Londres. Máster en Ciencias Políticas de la misma U. Y licenciado en Historia . 
 
 
¿Cómo califica su visita de tres días a Ginebra?
 Muy intensa y provechosa. Somos unos de los países más ha ratificado todos los instrumentos vinculantes del Sistema Universal  de DDHH. Es importante hacer una vocería muy activa en los diferentes consejos. Estuvimos en la sesión del Comité de DDHH, donde hacen una revisión de la situación del país, porque somos dignatarios del Pacto sobre Derechos Civiles y Políticos. La última vez nos presentamos en 2009. 
 
¿Qué ha pasado este tiempo en DDHH en Ecuador?
Los miembros del Comité fueron los primeros en felicitar a Ecuador por lo que se ha conseguido desde el 2009. Hubo muchas palabras de elogio. Pero también es una oportunidad de tener un debate riquísimo,  de ver cuáles son los temas en donde se ha avanzado y cuáles donde falta mucho por hacer. Esto es enriquecedor. No es un tribunal que juzga al Ecuador sobre los temas de derechos humanos: es una instancia técnica que nos ayuda para mejorar los procedimientos en cuanto a DDHH y el sistema judicial en general. Así que han sido muy rígidos. 
 
¿En qué se ha avanzado?
La garantía de derechos tiene que ser transversal y multidimensional.  Si hay pobreza extrema pobreza y desigualdad, no va a tener derechos civiles y políticos. Y evidentemente allí hay un avance tremendo. Hay una reforma formidable del sistema judicial. Mostramos estadísticas  impresionantes a los miembros del Comité en cuanto a la rapidez con la que se hicieron los cambios. Claro, es un proceso revolucionario: se buscan hacer cambios veloces, pero hay muchos otros temas positivos,  como derechos de la naturaleza, laborales, de las trabajadoras del hogar, de género.  ¡Hemos progresado tanto! En el tema GLBTI ahora estamos pasando de una visón de sexo a  una de género. 
 
¿Qué queda pendiente?
Siempre quedan muchísimas cosas por mejorar. Podríamos avanzar muchísimo en derecho laborales, etc. Se han mejorado las condiciones carcelarias, pero, sin duda alguna, hay que seguir avanzando para que las condiciones carcelarias sean cada vez mejor.
 
Del 1 al 10, ¿Qué calificación tiene Ecuador en DDHH?
No voy a dar un número, no es la temática del juego.
 
¿Y las críticas de la sociedad civil?
Ecuador cuenta con 77 mil organizaciones de la sociedad civil. Llama la atención que siempre sean el mismo puñado, con amplio financiamiento, y eco en los medios privados, los que participen en estos eventos. Proporcioné al Comité amplia evidencia para rechazar esas acusaciones sin fundamento.
 
¿Hay libertad de expresión en Ecuador?
Tenemos absoluta libertad de expresión. No hay que confundir la conflictividad política que puede existir entre medios de comunicación que defienden ciertos intereses y un Gobierno que busca cambiar la sociedad. Hoy en nuestra sociedad  tenemos  una tremenda libertad de expresión,  una democracia cada vez más vibrante, cada vez más diversa, cada vez más rica, con voces cada vez más plurales,  cuando antes teníamos realmente grandes monopolios de la comunicación con mucha homogeneidad.
 
 ¿No cree que la Ley de Comunicación persigue y sanciona?
No, no lo creo,  en lo absoluto.