Cely: “La desconfianza genera costos innecesarios” | Vistazo

Cely: “La desconfianza genera costos innecesarios”

País

Cely: “La desconfianza genera costos innecesarios”

Jorge Cavagnaro | [email protected] Domingo, 11 de Octubre de 2015 - 09:23

Notas relacionadas

La ministra coordinadora de la Producción, Nathalie Cely Suárez, reconoce que deben eliminar cierta incertidumbre en el sector privado para reactivar la inversión nacional. Afirma que las regulaciones se deben mantener, pero aplicadas inteligentemente.

Su arribo a esta cartera del Estado fue recibido por empresarios privados como un aliciente para reactivar los diálogos. ¿Cuál fue su percepción del ambiente en ese momento?
Existía un interés por generar una agenda compartida a mediano y largo plazo. En ese sentido, hemos avanzado bastante. Uno de los principales objetivos de mi cartera es la generación de empleo; para esto necesitamos promover más la inversión privada nacional, y también mejorar el nivel de productividad de las empresas para generar mayor valor agregado.

¿Notó inquietud?
Tenían expectativas de cómo sería el modelo económico en un contexto de menores precios de petróleo. Si bien tratamos de disipar esas dudas, tenemos que trabajar más en esa agenda compartida de mediano plazo. La máquina de inversión pública ha funcionado bien durante este Gobierno, y eso ha generado dinamismo en el país. De 2007 a 2013 se generaron más de 5.000 millones de dólares nuevos en formación bruta de capital fijo en el sector privado. Sin embargo, considero que debemos acelerar más la inversión privada en el país.


La floricultura representó el 8% de las exportaciones no petroleras en 2014. Este es uno
de los sectores que se considera estratégico para el encadenamiento productivo.

¿Cómo hacerlo con industrias competitivas y no artificiales?
Aprovechando el dinamismo de nuestras exportaciones, que tienen una tasa de crecimiento por encima del 18 por ciento, con ciertos sectores muy ganadores como el camaronero y bananero, al igual que el de las flores. Eso, junto a una demanda nacional más elevada, genera la capacidad de tener encadenamientos productivos hacia atrás, tanto para inversión nacional como extranjera.

Pero los empresarios piden señales que alienten esa confianza para invertir, entre esas, una pausa normativa.
Hay que entender que un Estado debe ser eficiente para regular, y que en esto debe ser inteligente. No creo en las pausas normativas porque el Estado siempre tiene que reservarse la capacidad de regularse en lo que sea necesario; lo que no podemos es hacerlo en todo, ni el Estado ni el Gobierno pueden tomar decisiones sobre las funciones de producción porque ni siquiera contamos con la información necesaria para hacerlo. Tenemos que regular (…) a un ritmo que el sector privado pueda absorberlo, y trabajar en conjunto en la medida de lo posible. En algunas no se podrá dar de esa forma como, por ejemplo, cuando la vida humana está de por medio; eso sucede con la salud. Pero en la mayor parte de los otros casos, lo recomendable sería que esas normas sean socializadas, conocidas, para que no generen ningún tipo de incertidumbre; en eso también estoy de acuerdo.


Cely asegura que realizarán un programa con el Banco Mundial para estimular
a la industria del software. Así, dice, llegarán a tres frentes.

Bajo el contexto actual, con leyes que aún se discuten para ver si se las activan, ¿existe verdadero interés en invertir en el país?
Tengo que reconocer que los proyectos, como la ley de herencia, generaron cierto nivel de incertidumbre. Veo a la inversión extranjera más dinámica, para ser franca. De hecho, de los 1.950 millones de dólares firmados en contratos de inversión, 1.473 millones son extranjera. Los veo más animados en comparación a la nacional, pero estos últimos que ya han firmado esos contratos, que no necesariamente son todos los que invierten en el país, son significativos.

Ahora, cuando me dicen que Colombia atrae 9.000 millones de dólares, hay que en tender que las dinámicas son distintas. Tanto Colombia al igual que Perú, tienen economías más grandes que la nuestra. Tradicionalmente con los otros Gobiernos, Ecuador ha traído el 1 a 1,20 del PIB en inversiones. Medido al PIB actual, son alrededor de 900 millones de dólares. Pero hay que entender que la mayor parte de las inversiones que llegan al país son en recursos naturales, y el modelo de gestión de estos no es ceder la propiedad de los mismos sino a través de contratos de servicios, y eso no siempre se registra en las cuentas de inversión extranjera directa.

¿El ambiente coyuntural va a reactivar la inversión privada nacional?
Hay que eliminar la incertidumbre, y para eso dialogamos. La desconfianza genera costos innecesarios de transacción en una sociedad. Me mantengo optimista en que eso va a suceder, y para eso trabajamos en un proyecto de alianza público-privada que atraiga inversión nacional y extranjera, con ciertos incentivos que permitan abaratar la obra pública. Además, iría con una suerte de marco regulatorio que nos permita traer financiamiento del exterior para la actividad productiva.

Acabamos de pasar una regulación en la Junta Monetaria para atraer más recursos del extranjero al financiamiento de la banca con la eliminación, para ese sector, del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD); queremos ver cómo ampliamos ese espectro para que venga financiamiento directo a la bolsa de valores. Existe una serie de impuestos que no nos permiten ser competitivos en ese sentido, y la propuesta es que las empresas se financien competitivamente desde el extranjero. La idea es que eso reactive el mercado de crédito nacional, que se encuentra un poco debilitado por la menor cantidad de dólares que existe en la economía.