Vaticano responde carta enviada por la madre de David Romo | Vistazo

Vaticano responde carta enviada por la madre de David Romo

País

Vaticano responde carta enviada por la madre de David Romo

Redacción Viernes, 17 de Mayo de 2019 - 16:50
El 15 de febrero Alexandra Córdova, madre de David Romo, envió una sentida carta al papa Francisco en Roma, con el objetivo de dar a conocer este y otros casos de desapariciones en el Ecuador. 
 
Hoy se da a conocer la respuesta que envió el Vaticano el 29 de marzo: “Animados por sentimientos de filial adhesión y afecto, han enviado al Papa Francisco una atenta carta, en la que le hacen partícipe de la situación de su hijo David, y le suplican un recuerdo en sus oraciones”.
 
La misiva agradece el gesto de los padres de David, desaparecido el 16 de mayo de 2013, y les asegura que Francisco los tendrá en sus oraciones. 
 
“Cumplo con gusto el encargo de transmitirles el agradecimiento del Santo Padre por este gesto de cordial cercanía. Asimismo y movido de amor paternal, desea asegurarles una oración especial por él y por toda la familia, para que sientan a su lado en todo momento la presencia del Señor, que infunde consuelo, fortaleza y esperanza”, señala la carta.
 
 
En la primera carta enviada por Alexandra Córdova, se recuerda las circunstancias en las que David desapareció el 16 de mayo del 2013, así como la negligencia por parte de la justicia ecuatoriana en esta investigación, que ha estado llena de dilaciones, pruebas falsas y otras irregularidades. 
 
 
La lenta tortura que viven los familiares de los desaparecidos en Ecuador exige que el estado establezca lineamientos generales de política pública para brindar una respuesta oportuna y adecuada a los familiares. La carta de esta madre buscaba el apoyo del Vaticano y de la iglesia ecuatoriana, como soporte emocional para los familiares que atraviesan esta dura y tortuosa situación. 
 
“Soy una mujer que ha recibido el milagro de la maternidad, y a pesar de que su hijo le fue arrebatado hace más de 5 años por razones que las autoridades no han podido esclarecer, a pesar del constante recuerdo, sufrimiento y dolor por la desaparición de David, recibo con agradecimiento las bendiciones de Dios que son muchas”, señalaba el documento enviado por Córdova. 
 
La desaparición no sólo es dramática para las personas afectadas, sino que causa angustia a sus familiares, inmersos en un limbo al desconocer lo que les ha sucedido a sus seres queridos. Sin saber si su pariente está vivo o muerto, los familiares buscan y esperan, a menudo durante muchos años, contra toda esperanza, sin poder cerrar el proceso de duelo.