Sentencian a líder operativa de Guacho y a personal militar | Vistazo

Sentencian a líder operativa de Guacho y a personal militar

Redacción Miércoles, 13 de Noviembre de 2019 - 08:47
Facebook
Twitter
Email
Alias “Sobeida” actuaba como brazo operativo logístico de abastecimiento de armas en la provincia de Esmeraldas, cantón San Lorenzo. Junto a ella, otros dos integrantes de la organización delictiva recibieron condena.
 
El Tribunal de Garantías Penales de Esmeraldas sentenció, la tarde del 12 de noviembre, a diez años de privación de libertad y al pago de una multa equivalente a cuarenta salarios básicos unificados –por el delito de tráfico ilícito de armas– a Sobeida Q., quien es señalada como la persona que lideraba la red de tráfico de armas y municiones al servicio
del grupo armado “Oliver Sinisterra”.
 
Igual sentencia recibió Walter A., alias “Angulo”,  militar en servicio activo, cuyo trabajo dentro de la organización era entregar las municiones que obtenía de los diferentes rastrillos a alias “Sobeida”; mientras que Jorge O., alias “el Mono”, que era el encargado de dar seguridad y transporte en un vehículo a alias “Sobeida”, recibió una condena de cuatro años de prisión y una multa de 13,3 salarios básicos unificados.
 
Luego de varias diligencias, llevadas a cabo durante aproximadamente diez meses, Fiscalía presentó varios indicios relacionados con este ilícito, encontrados durante los allanamientos ejecutados en la Operación “Camaleón”. Además de datos obtenidos a través interceptaciones telefónicas entre los procesados, presuntos integrantes de la organización delictiva, integrada por ciudadanos de nacionalidad ecuatoriana, que serían parte de la estructura delictiva financiada por alias “Guacho”, lider del grupo armado “Oliver Sinisterra”.
 
Otros ocho procesados en este mismo caso ya recibieron sentencia mediante procedimiento abreviado: José P., alias “Plaza”; Rodolfo B., alias “David”; Jickson  A., alias “Jickson”; Dicxon N., alias “Nazareno”; César B., alias “Bravo”; Oswaldo B., alias “Gordo”;  Cristian M., alias “Medina”; y, Liderson A., alias “Ayoví”.
 
Además de dos materializaciones en delito flagrante de David C., alias “Caice”, y Julio F., alias “Julio”, cuyas sentencias oscilan entre los cuatro y los siete años de prisión.
 
Entre los procesados hay personal militar en servicio activo y pasivo, encargados de los rastrillos (bodegas de armamento y pertrechos) que proveían de municiones para armas largas y cortas a grupos irregulares, que eran transportadas en vehículos livianos y de transporte público, camuflados en productos comestibles y cuyo destino eran zonas de la Frontera Norte, para su posterior comercialización.
 
Para lograr su cometido, incluso alteraban los registros de las base de datos del Sistema de Inventarios Logísticos del Ejército, denominado “SILOGE”, con el fin justificar el faltante de munición de sus rastrillos.
 
Los procesados cumplían roles definidos dentro de dicha estructura, con el objetivo de obtener réditos económicos. Los hechos delictivos que se les imputan han causado conmoción interna y transnacional.
 
El artículo 362, inciso segundo, tráfico ilícito de armas de fuego, armas químicas, nucleares o biológicas: la persona u organización delictiva que patrocine, financie, administre, organice o dirija actividades destinadas a la producción o distribución ilícita de armas, municiones o explosivos, será sancionada con pena privativa de libertad de siete a diez años.