Se activan operativos para impedir el uso de palma de cera | Vistazo

Se activan operativos para impedir el uso de palma de cera

Redacción Domingo, 25 de Marzo de 2018 - 11:57
Facebook
Twitter
Email
La Unidad de Protección del Medio Ambiente (UPMA) de la Policía Nacional ejerce un fuerte control en los cantones de Manabí, con la finalidad de evitar la utilización de la palma de cera este Domingo de Ramos.
 
Esta acción se realiza en conjunto con el Ministerio del Ambiente, institución que realizó el lanzamiento a nivel nacional de la campaña ‘Tradición y conservación van de la mano’. La iniciativa la encabezó el ministro Tarcisio Granizo quien señaló que “la meta de esta campaña radica en proteger las siete especies que habita en los bosques nublados del Ecuador”.
 
Además, destacó la importancia de esta planta, que se encuentra en categoría ‘vulnerable’ según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, para los ecosistemas, pues provee de alimento y refugio a varias especies de mamíferos y aves silvestres, entre ellas el loro orejiamarillo y el perico cachetidorado.
 
Adicionalmente, enfatizó la posibilidad de elaborar los ramos con materiales alternativos provenientes de plantas, como: totora, laurel, maíz, sigse, paja, trigo, cebada, entre otras.
 
Paralelamente, a lo largo de la semana, las direcciones provinciales del Ambiente efectuaran operativos de control a nivel nacional en conjunto con la Subdirección de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional, con el fin de evitar la venta ilegal de artesanías hechas con palma de cera.
 
Durante el 2017, a nivel nacional, en el marco de esta campaña se realizaron 100 operativos a nivel nacional, a través de los cuales se logró decomisar más de 147 kilogramos de palma de cera. Asimismo, se capacitaron a 2 mil personas sobre la importancia de la conservación de la biodiversidad nacional.
 
Quienes extraigan, comercialicen o transporten especies silvestres pueden ser castigados con pena privativa de libertad de uno a tres años y multas que van de uno a diez salarios mínimos vitales generales, según lo estipulado en el Código Orgánico Integral Penal y la Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y Vida Silvestre, respectivamente.