Quito combate el avance de la COVID-19 que incrementó tres puntos en un mes | Vistazo

Quito combate el avance de la COVID-19 que incrementó tres puntos en un mes

EFE Viernes, 03 de Julio de 2020 - 08:25
Facebook
Twitter
Email

El porcentaje de positivos de coronavirus en Quito ha crecido en un mes tres puntos porcentuales, según las pruebas realizadas por el Municipio, que trata de controlar el avance de contagios en los mercados y barrios del sur de la ciudad para evitar el colapso del sistema sanitario.

El pasado miércoles la capital registró uno de los picos más altos de contagios por COVID-19, fueron 682 nuevos casos en un solo día, elevando la cifra total a 7.253, lo que ha llevado a la Alcaldía a lanzar una campaña de pruebas en las parroquias con mayor incidencia de casos.

Linda Guamán, asistente técnica para el análisis y procesamiento de pruebas COVID-19 en la Secretaría de Salud, menciona que hace dos semanas la capital registró una positividad del 5,5 % en los resultados de las pruebas, y ahora un poco más del 8%, "reflejo del relajamiento de las medidas de confinamiento".

Quito comenzó la desescalada el 3 de junio, cuando pasó del semáforo rojo al amarillo en el sistema de alerta epidemiológica, y transcurrido un mes, el alivio de medidas parece haber tenido su impacto.

PRUEBAS EN BARRIOS DE QUITO

Los test de la Alcaldía están destinados al personal de primera línea como transportistas y policías metropolitanos.

No obstante, apuntó la funcionaria municipal a Efe, "como hemos incrementado la capacidad de procesamiento, estamos incluyendo personas de los mercados y de barrios en los que vemos hay más prevalencia del virus".

El Municipio quiteño analiza en promedio 700 pruebas, lo que evidencia en paralelo, un incremento en la capacidad de procesamiento, pues cuando se compraron las primeras pruebas a inicios de mayo se procesaban apenas 60 exámenes a la semana.

Algunas de las instituciones que se han sumando al análisis de pruebas PCR son la Universidad Central, el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) Quito sur, la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), y desde la semana pasada, un laboratorio privado en la provincia de Santa Elena examina 5.000 pruebas.

En los próximos días, la Secretaría de Salud destinará aproximadamente 45.000 pruebas para los sectores más afectados por la pandemia, en especial, en las parroquias del sur de la capital como Chillogallo, Guamaní, Quitumbe y La Magdalena.

"Alrededor de diez parroquias del sur concentran más o menos el 50% de la infección total de la cuidad, pero en general en todas las zonas hay aumento", precisó Francisco Pérez, Director Metropolitano de Políticas y Planeación de la Secretaría de Salud.

MEDIDAS PARA EVITAR LA PROPAGACIÓN

Esa entidad trabaja en una campaña para controlar las aglomeraciones, el correcto uso de mascarillas e higiene, así como la provisión de alimentos a personas de escasos recursos contagiadas con COVID-19, al objetivo de evitar que salgan a la calle.

En este contexto, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Metropolitano resolvió mantener suspendidas las operaciones de las terminales terrestres interprovinciales, dada la evolución de la pandemia en Quito, esta medida será revisada el 10 de julio.

Pérez indica que esta disposición ayudará a evitar el colapso del sistema de salud en la capital.

"Ahora mismo sabemos que los hospitales están llenos, hay gente a la espera de camas de hospitalización y de cuidados intensivos", reveló el responsable de políticas sanitarias.

VIGILANCIA COMUNITARIA

Por otro lado, la Coordinación Zonal de Salud 9 del Ministerio de Salud, con circunscripción en Quito, junto a la Red Nacional de Epidemiólogos promueven una estrategia en la que vigilantes comunitarios puedan colaborar para detectar rápidamente nuevos casos de coronavirus.

El plan consiste en establecer un líder en cada sector, cuadra o edificio para que a través de un grupo de WhatsApp, los vecinos puedan comunicarle si tienen algún síntoma del virus.

Este vigilante vecinal tiene la función de informar al centro de salud más cercano para que se pueda evaluar el estado físico del posible contagiado y si necesita o no someterse a una prueba.

"Se han generado como vigilantes comunitarios más de 700 personas en las tres semanas que lleva el proyecto y registramos 400 casos sospechosos que están siendo diagnosticados", mencionó el representante de la Coordinación Zonal de Salud 9 del Ministerio de Salud, Luis Muñoz.

El proyecto ha sido implementado en parroquias como Calderón, Centro Histórico, Belisario Quevedo, Chillogallo y Guamaní y se espera que otras organizaciones barriales de la capital se sumen en las próximas semanas.

La Universidad Central lleva a cabo otro proyecto similar con estudiantes que vigilan posibles contagios dentro y fuera de sus familias.

En este caso, los sospechosos de padecer COVID-19 son intervenidos a través de un servicio de telemedicina en el que intervienen estudiantes de la Facultad de Medicina.