Pena agravada de 34 años de prisión por asesinato a una mujer | Vistazo

Pena agravada de 34 años de prisión por asesinato a una mujer

Redacción Viernes, 25 de Octubre de 2019 - 13:37
Facebook
Twitter
Email
Rubén Alfonso V. Ch. fue sentenciado como coautor de asesinato a treinta y cuatro años y ocho meses de privación de libertad, por un Tribunal de Garantías Penales de Pichincha, el 15 de octubre de 2019.
 
El hombre que fue detenido en enero de 2019 en Manta, permaneció prófugo casi dos años, luego de cometido el crimen.
 
En la investigación efectuada por Fiscalía se recolectaron más de veinte pruebas indiciarias, entre testimonios de peritos y testigos, para alcanzar la sentencia condenatoria como coautor y segundo responsable del asesinato de María Fernanda P. R., de 25 años.
 
El primer sentenciado, Luis Miguel C. M. -pareja sentimental de la víctima y primo de Rubén Alfonso V. Ch.- ya había recibido sentencia condenatoria en agosto de 2018 (treinta y cuatro años y ocho meses), pero los jueces de la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha reformaron la pena a veintiséis años.
 
Al momento, la situación jurídica de este ciudadano se encuentra en espera de admisión o inadmisión del recurso de casación a la sentencia de segunda instancia, solicitado en la Corte Nacional de Justicia.
 
La fiscal del caso, Verónica Murgueytio, sustentó su acusación contra Rubén Alfonso V. Ch. y, con el conjunto probatorio, posicionó la verdad judicial de este crimen.
 
La muerte sucedió la madrugada del 19 de abril de 2017. Al día siguiente, el cadáver de la víctima fue encontrado y levantado de la quebrada de Cochapamba. Estaba atada de pies y manos con cinta de embalaje, amordazada y envuelta en una sábana floreada. La autopsia médico-legal concluyó que la joven recibió múltiples golpes antes de fallecer: le propinaron siete puñaladas.
 
Dos personas que habitan en el barrio de Cochapamba, que dieron su testimonio en la audiencia de juicio, vieron entrar un auto rojo por el callejón que termina en la quebrada. Después escucharon derrapar al vehículo, en un esfuerzo por salir del lugar.
 
Paola recibió mensajes de su amiga María Fernanda desde el número de Rubén, invitándola a un restaurante. La testigo precisó que la víctima estuvo en el auto rojo de su novio, Luis Miguel C. M., en compañía de Rubén Alfonso V. Ch., previo a que ambas se despidieran afuera del local. Horas antes del crimen, María Fernanda le dijo que debían ir a Guayaquil (con Miguel y Rubén), a vender unos objetos caros que “habrían robado”.
 
Esta reunión se confirmó con los videos del restaurante y con una foto subida por Paola a una red social, donde se ve la ropa que llevaba la víctima. Además, otro amigo en común confirmó que la víctima se fue en el auto rojo, con los dos involucrados.
 
Al día siguiente del crimen, Luis Miguel C. M. se fue de Quito a la provincia de Los Ríos, mientras que su esposa vendió el menaje de la casa y dos semanas después puso en venta el departamento, ubicado a 200 metros de la quebrada, en el que vivían los dos ciudadanos ahora sentenciados.
 
Cuando Fiscalía inspeccionó el inmueble, encontró una cinta de embalaje que pericialmente coincidió con la hallada en el cadáver.
 
El examen de luminol reveló rastros de sangre en el baño, las paredes, la alfombra y el ropero de una habitación. Se concluyó que la escena fue alterada con elementos de limpieza. Para Fiscalía, por los indicios levantados, el asesinato de María Fernanda ocurrió en este lugar.
 
Durante la investigación fiscal, Rubén Alfonso V. Ch. huyó y Luis Miguel C. M., intentó salir del país vía terrestre (junto con su esposa e hijos), rumbo a Argentina. Este dato se obtuvo a través de interceptaciones telefónicas.
 
Al momento de la detención de Luis Miguel C. M., en la terminal terrestre de Guayaquil, se incautó su celular.
 
Como resultado de la pericia de extracción de información, se encontraron fotos del auto rojo (del que dieron cuenta los testigos), de su primo Rubén Alfonso V. Ch. y de una cama con la sábana floreada del departamento inspeccionado, con la que se envolvió el cuerpo de María Fernanda. 
HOY EN HOME