Nuestra salud mental también se pone en cuarentena | Vistazo

Nuestra salud mental también se pone en cuarentena

Sebastian Melieres | [email protected] Viernes, 27 de Marzo de 2020 - 19:08
Facebook
Twitter
Email
Durante la cuarentena pueden aparecer casos con sintomatología de tristeza y ansiedad. Esta última siempre aparece como un mecanismo de defensa ante un peligro y, en estos momentos, la amenaza no es otra que la falta de coherencia entre lo que queremos y lo que podemos hacer. ¿Cómo sobrellevarlo?
 
• Manejo de la información: Es importante informarnos pero no atiborrarnos leyendo estadísticas o analizando modelos matemáticos predictivos.
 
• Higiene personal: Aunque estemos en casa y se nos vea poco, es necesario ducharse, cambiarse, maquillarse y peinarse, si es lo que hemos hecho habitualmente. Es importante verse aseado y cuidar nuestra presencia.
 
• Hacer deporte: Es necesario hacer estiramientos musculares y seguir una tabla de ejercicios físicos. Pertenecer a una red de personas que se ha apuntado al mismo entrenamiento puede ser muy motivante.
 
• Seguir una dieta óptima: Se debe cuidar la alimentación, parar y darse un  tiempo para cocinar y comer de forma saludable. Procurar no hacerlo viendo la tele o leyendo las noticias. Siéntate a disfrutar. Puedes comer con personas queridas por videollamada.
 
• Higiene del sueño: Es fundamental fijar horas para levantarte y para irte a la cama. Si estás notando dificultades para dormir, disminuye el uso de bebidas excitantes y tabaco, así como el consumo de información, especialmente a partir de la tarde. En cambio, dedícate a actividades que sean útiles para relajarte.
 
• Mantenerse activo en nuestros objetivos: La ruptura con nuestras actividades cotidianas es otra fuente de estrés, ansiedad, desconcierto y desorganización.  “Poner en marcha la creatividad y pararse a pensar en nuevos modos de hacer nuestro día a día puede ser fructífero. Ahora toca alimentar nuestros propósitos porque siguen estando allí, tendremos que buscar nuevas formas de continuar con ellos”.
 
 
• Conexión social: Es preciso mantenerse conectados emocionalmente y cuidar nuestras relaciones. Aquí resultan básicas las tecnologías como las videollamadas.
 
• Gestión de nuestras emociones: En este periodo es normal que las personas estén agobiadas, ansiosas, irritables, desconcertadas, confusas, tristes o preocupadas. No hay nada malo en esto, lo anormal sería que a lo largo del día no nos visitaran pensamientos dolorosos o temores sobre lo que está ocurriendo.