Niña de 6 años fue testigo clave en violación contra su hermana | Vistazo

Niña de 6 años fue testigo clave en violación contra su hermana

Redacción Jueves, 19 de Septiembre de 2019 - 12:39
Facebook
Twitter
Email
La hermana de la víctima fue la testigo principal de los hechos. Luis Gerardo B. Q. fue sentenciado a veintinueve años y cuatro meses de privación de libertad, con base en la prueba presentada por la Fiscalía. En este caso continúa prófugo Manuel M. F., para quien está suspendida la audiencia de juzgamiento.
 
Un 4 de febrero de 2017, a las 23h00, en una casa ubicada en Tumbaco, una niña de 6 años despertó al escuchar ruidos que provenían de la sala. Bajó de su cama y avanzó por el corredor hasta el lugar. Se paró en la penumbra y vio un cuadro aterrador: un hombre desnudo violaba a su hermana de 16 años, mientras otro, también sin ropa, los grababa con el teléfono celular y viceversa.
 
La pequeña presenció estos hechos por un largo rato, hasta que uno de los hombres la vio. Pararon la agresión y se vistieron. Se acercaron a la niña y le dieron 2 dólares para que no dijera lo que vio y se fueron.
 
La adolescente seguía en el piso, inconsciente. La madre de las menores, que labora como guardia de seguridad, ese día cumplía un turno de amanecida.
 
Aquella noche, unas horas antes, Luis Gerardo B. Q., de 20 años, controlador de un bus interparroquial en Quito, envió un mensaje a través de una red social a la adolescente para felicitarla por su cumpleaños y para invitarla a comer.
 
Ella aceptó la invitación, pero su amigo llegó con Manuel M. F. (35 años, conductor del bus) al que lo presentó como su compañero de trabajo. Antes de ir a comer, Luis Genaro le brindó una bebida a la adolescente y ella perdió la conciencia. “Hasta aquí recuerda la víctima”, explicó la Belén Luna, fiscal del caso, en la audiencia de juzgamiento instalada el 17 de septiembre de 2019.
 
Ante el Tribunal de Garantías Penales de Pichincha, presidido por la jueza Olga Ruiz, la fiscalía demostró que la víctima pasó sin conciencia unas horas más hasta que despertó desnuda en la mitad de la sala. Su hermana de 6 años estaba con ella y le contó lo que vio. En ese momento supo que la violaron.
 
La Fiscalía recolectó el testimonio anticipado de la testigo. La niña, en sus palabras, detalló que el “joven que cobraba el pasaje en el bus es el que le hizo cosas feas a mi ñaña”. La menor de edad identificó a Luis Gerardo B. Q. como el agresor de su hermana. Lo conocía, porque todos los días viajaba hasta su escuela en El Quinche –junto con su hermana mayor– en el bus en el que trabajaba el ahora sentenciado y que presuntamente conducía Manuel M. F.
 
Los exámenes médico-legales confirmaron la violación y el toxicológico arrojó altas dosis de cocaína y alcohol en la sangre de la víctima, con lo que demostró que la adolescente estuvo indefensa ante sus agresores, por lo tanto no hubo consentimiento.
 
Como parte de su defensa, Luis Gerardo B. Q. solicitó al Tribunal Penal entregar su testimonio, pero sin preguntas de la Fiscalía. Dijo que la conoció en los buses y quiso festejar con ella su cumpleaños, que esa noche fue con su amigo, pero de inmediato se retiró, porque le llamaron al celular a jugar fútbol. Y que no sabe quién pudo hacerle eso a la adolescente.
 
La sentencia condenatoria a Luis Gerardo B. Q. señala la entrega de 10.000 dólares como reparación a la víctima y la disposición al Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) de involucrar a la víctima, actualmente de 18 años, su hermana de 8 y su madre en una terapia psicológica no menor a dos años.
 
El tipo penal de violación se detalla en el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y estipula una pena de diecinueve a veintidós años de privación de libertad. Las circunstancias agravantes de la pena subida en grado, que deberá cumplir Luis Gerardo B. Q., son los numerales 5, 9 y 11 del artículo 47, y el 9 del artículo 48, del Código: agredir entre dos o más personas a una víctima adolescente a la que se conoció con anterioridad, en estado de indefensión.