Muerte por arma blanca, la “preferida” por los femicidas | Vistazo

Muerte por arma blanca, la “preferida” por los femicidas

Diana Romero | [email protected] Lunes, 25 de Noviembre de 2019 - 09:50
Facebook
Twitter
Email

Notas relacionadas

Daisy Rivera Espinoza era madre de dos niñas de siete y ocho años. Había estado parte de la noche en una reunión familiar y se había retirado ya a descansar a su casa junto a sus pequeñas y a su esposo.
 
La madrugada del pasado 2 de noviembre la joven de 27 años, habitante de un barrio del sur de Quito, entró a formar parte de una horrible estadística. 
 
Los gritos de su hija mayor alertaron al sector de Guamaní. “Mató a mi mamá”, decía entre lamentos. En shock y con manchas de sangre sobre su ropa, la pequeña relató que vio lo que ningún niño debería ver: como su padre, Luis Hernán Q., le atestaba varias puñaladas a la altura del cuello a su madre. 
 
Daysi quedó tendida en la cama, en medio de su propia sangre, pero no murió de inmediato. Ruth, su hermana, estuvo con ella durante sus últimos segundos de vida. 
 
El hombre -que arrojó el cuchillo sobre un tacho de ropa y que salió caminando de su casa como si nada- fue encontrado muerto, colgado de una soga, un día después en Latacunga. Se suicidó mientras la policía lo buscaba por el delito de femicidio. 
 
Las historias de Daysi, Evelyn, Tania y Geomayra son solo cuatro de los casos de mujeres fallecidas por ataques mediante arma blanca. Puñales e incluso cuchillos de cocina son las herramientas con las que sus femicidas ejecutan este delito, tipificado en el artículo 141 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que establece que la persona que, como resultado de relaciones de poder manifestadas en cualquier tipo de violencia, dé muerte a una mujer por el hecho de serlo o por su condición de género, sea sancionada con pena privativa de libertad de 22 a 26 años.
 
De acuerdo a un boletín criminológico y de estadística delictual sobre femicidios, emitido por la Fiscalía General del Estado, tanto en la Costa, Sierra, Amazonia y a nivel nacional, las probables causas de muerte más comunes son heridas con instrumentos cortopunzantes. Un 47.2% de feminicidios se realizan con arma blanca. Las armas de fuego ocupan un segundo lugar con 13.1%.
 
El estudio de esta y otras cifras respecto a víctimas y victimarios de femicidios en Ecuador abarca el período desde agosto del 2014 -mes en el que se tipificó el femicidio en el país- hasta mayo del 2019. De acuerdo a esta estadística, otras lesiones fatales con las que se ejecutan femicidios en Ecuador son heridas contusas, precipitaciones, sumersiones, ahorcaduras, quemaduras, intoxicaciones y sofocaciones, en menor porcentaje. 
 
 

El caso de Daysi -aunque por margen de fechas no entra en el informe de la Fiscalía- ejemplifica la estadística: de acuerdo al documento, entre agosto de 2014 y mayo de 2019, se han registrado 335 femicidios en Ecuador. La mayoría de víctimas fueron jóvenes entre 15 y 34 años, con instrucción básica, trabajadoras del hogar, sin ingresos económicos propios. La mayoría de estas víctimas, como Daysi, tenían hijos y el 83.9% no registraron en la Fiscalía delito de violencia basada en género, es decir, no denunciaron abusos cometidos anteriormente. 
 
Según el estudio, la mayoría de femicidios en Ecuador le ocurren a mujeres solteras, que si no son amas de casa, son estudiantes. En cuanto a distribución espacial, las provincias de Pichincha, Guayas y Manabí concentran el 48.35% de las muertes por esta causa. 
 
La ciudad donde se registra mayor cantidad de víctimas de femicidio es en Quito, con una incidencia alta los fines de semana. 
 
En cuanto a los victimarios, este estudio arroja en que en la mayoría de casos tuvieron tuvieron una relación afectiva con la víctima. Algunas analistas definen esto como “femicidio íntimo”, es decir, cuando es cometido por un hombre con quien la víctima tenía o había tenido una relación o vínculo cercano: pareja o amigo. 
 
El análisis explica que los femicidas en Ecuador tienen una instrucción básica y se encuentran entre los 25 y 44 años. El 16.3% de los victimarios se suicidaron luego de haber cometido el femicidio, tal como lo hizo Luis Hernán Q., el esposo de Daysi.
 
Este 25 de Noviembre se recuerda el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. "La violencia sexual contra las mujeres y las niñas tiene sus raíces en siglos de dominación masculina. No olvidemos que las desigualdades de género que alimentan la cultura de la violación son esencialmente una cuestión de desequilibrio de poder", dijo António Guterres, Secretario General de la ONU, organización que asume y promueve la jornada desde hace veinte años, pero que ha cobrado más fuerza en los últimos tiempos. 
 
A propósito de la fecha, este fin de semana se realizó una masiva marcha en la capital, organizada por el movimiento “Vivas nos queremos”. Diversas organizaciones feministas han organizado una caminata y diferentes actividades en el centro de Guayaquil para la tarde de hoy. 
HOY EN HOME