Ministerio de Salud no apoya el uso de la hidroxicloroquina como tratamiento cotra el COVID-19 | Vistazo

Ministerio de Salud no apoya el uso de la hidroxicloroquina como tratamiento cotra el COVID-19

Redacción Jueves, 28 de Mayo de 2020 - 10:18
Facebook
Twitter
Email

Ministerio de Salud Pública de Ecuador (MSP) apoya decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de suspender el uso de la hidroxicloroquina, como tratamiento para COVID-19.

La entidad resaltó que "no endosa ningún tratamiento experimental, a no ser como parte de ensayos clínicos para medir la eficacia y seguridad de los mismos".

Y agrega que la decisión por parte de la cartera de Estado no es de ahora, sino de hace varias semanas.

Las máximas autoridades de salud en el Ecuador, durante los recorridos realizados en los hospitales del país, instaron a todo el personal médico que atiende a pacientes COVID-19, a no utilizar como alternativa terapéutica los medicamentos que contienen cloroquina e hidroxicloroquina.

"Esta disposición sanitaria se apega y fundamenta en la evidencia científica disponible y en la experiencia de varios médicos ecuatorianos. En este sentido, un estudio científico realizado en Francia, resalta que el uso de la hidroxicloroquina es ineficaz y que podría derivar en una mayor mortalidad de pacientes contagiados con coronavirus", detalla el MSP.

Además, un estudio publicado hace 5 días, en la revista Lancet, realizado en 96.032 pacientes de 671 hospitales en los seis continentes y, tratados con estos medicamentos, solos o en combinación, reveló que no hubo un beneficio en el resultado final del tratamiento de COVID-19 y más bien, se encontró un aumento en la tasa de mortalidad.

Por último, informó que el equipo de especialistas en medicina crítica del hospital de Especialidades Eugenio Espejo, de Quito, ha abandonado el uso de este tratamiento para COVID-19, "con el objetivo de salvaguardar la vida de los pacientes que son atendidos en esta casa de salud".

¿Qué es?
La hidroxicloroquina (HCQ) se receta generalmente contra el lupus y la artritis reumatoide. Es un derivado de la cloroquina, que se prescribe desde hace varias décadas contra el paludismo. Contra la covid-19 suele ser administrada la primera.

Ambas moléculas, conocidas y poco costosas, han suscitado muchas esperanzas, sobre todo en África. Pero están lejos de ser las únicas en ser probadas. Más de 800 ensayos clínicos buscan evaluar decenas de tratamientos potenciales, según la revista médica The Lancet.

La efervescencia en torno a la hidroxicloroquina se intensificó cuando Trump comenzó a tomarla diariamente, a título preventivo.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro está convencido de sus efectos, hasta el punto de que el ministerio de Salud recomendó la semana pasada su uso para todos los pacientes levemente afectados.
 

Sin embargo, The Lancet concluye que ni la cloroquina ni la HCQ son eficaces contra la covid-19 en pacientes hospitalizados, y que estas moléculas aumentan, incluso, el riesgo de muerte y arritmia cardíaca.

A raíz de la publicación de este estudio, la OMS anunció el lunes la suspensión "temporal" de los ensayos clínicos con hidroxicloroquina que realizaba en varios países, como medida de precaución.

La cloroquina, sobre todo, pero también la hidroxicloroquina, son medicamentos cuyos efectos secundarios pueden ser importantes e incluso graves.

La agencia francesa del medicamento ANSM advirtió especialmente de los riesgos cardíacos asociados a la combinación de HCQ y azitromicina.