Manabí, antes y ahora | Vistazo

Manabí, antes y ahora

País

Manabí, antes y ahora

Redacción Martes, 16 de Abril de 2019 - 18:23
La ciudadela Manta Ceibo Renacer queda en las periferias del cantón portuario. La componen 150 casas que fueron entregadas para las personas con discapacidad afectadas por el terremoto, a través del Enviado Especial por las Naciones Unidas para la discapacidad, Lenín Moreno. En Las Chorreras, en Pedernales, el gobierno entregó, a inicios de 2018, 161 casas para las familias que perdieron la suya. El costo total es de 1000 dólares, con cuotas mensuales de 27.
 
Sin embargo, los residentes se quejan que el pago deben realizarlo en Portoviejo, a tres horas de distancia.
 
A 200 metros de distancia de la ciudadela Las Chorreras se encuentran las familias que no accedieron a las viviendas y habitan en chozas o carpas. El piso es la arena de la playa, por lo que deben elevar su estructura para evitar males por marea alta.
 
Esta es la realidad actual de algunas de las familias afectadas por el terremoto que hoy cumple su tercer aniversario. Así es como algunas de las ciudades de Manabí se veian luego de la tragedia, y como han logrado reconstruirse.
 
 
 
Pedernales.- El balneario sintió los golpes de la caída del turismo en 2016. Sin embargo, las proyecciones municipales indican que para este año recuperarán los 44 mil turistas anuales.
 
 
 
Manta.- El casco comercial, la parroquia de Tarqui, fue denominada la zona cero, por ser la más afectada. Pocos locales lograron ser reconstruidos, como este centro comercial.
 
 
 
Manta.- El principal centro comercial del cantón, el Felipe Navarrete, fue una de las estructuras con mayor complicación para los rescates. Ahora lo están intentando reabrir, con la facilidad de los contenedores.
 
 
Manta.- Los negocios sufrieron afectaciones directas, tal fue el caso de la Lubricadora Popular. Pudo resurgir, pero en un menor espacio.
 
 
 
 
Manta.- La industria hotelera tuvo problemas para resurgir, debido a que sus fundadores en la actualidad son mayores a 65 años, sin acceso crediticio que les permita reactivarse. La oferta hotelera en Manta se redujo a la mitad. Luis Hermida, pionero hotelero en Tarqui, vio colapsar el Boulevard. Por falta de acceso a créditos bancarios, lo reconstruyó con base en contenedores, comprados en el Puerto de Manta.
 
 
Pedernales.- Mediante ordenanzas municipales se estableció que las edificaciones no podían superar los tres pisos. Esto obligó a que las reconstrucciones sean de mayor longitud, pero menor altitud. Es el caso del Hotel Royal, antes de caer tenía cinco pisos; ahora solo dos, pero con el mismo número de habitaciones.