La mortalidad del coronavirus, menos de lo esperado | Vistazo

La mortalidad del coronavirus, menos de lo esperado

Redacción Sábado, 29 de Febrero de 2020 - 15:12
Facebook
Twitter
Email

La mortalidad de una enfermedad es uno de los datos epidemiológicos más importantes para evaluar sus posibles consecuencias. La mortalidad se expresa habitualmente como “tasa de mortalidad” (también denominada “tasa de letalidad”) que en su fórmula simple resulta de dividir el número de casos fallecidos por dicha enfermedad por el número de casos totales de la misma. El informe lo publicó el diario español La Vanguardi.

La mortalidad del Covid-19 se ha calculado de varios modos y empleando datos que están en constante evolución. Así, según el último informe de la OMS, la tasa de mortalidad del Covid-19 en China es del 3,4% mientras que fuera de China es del 1,3%.

La tasa de mortalidad, al inicio de una epidemia, tiende a ser más alta. Los casos más graves, potencialmente mortales, se identifican y registran con más precisión dado que son los que primero reciben atención médica y son diagnosticados más exhaustivamente. Los casos leves (y por supuesto los asintomáticos) suelen identificarse y registrarse menos. En China, dada la magnitud de la epidemia y la sobrecarga del sistema sanitario, es posible que esta sea todavía la explicación. Fuera de China, con números más pequeños y con casos leves diagnosticados más fácilmente, la mortalidad es claramente inferior.

Otro dato importante es si esta mortalidad se concentra en algunos grupos especiales de población. La mortalidad del Covid-19 tiene una clara relación con la edad de los pacientes y su estado de salud previo: a partir de los 60 años aumenta el riesgo, especialmente si el paciente presenta enfermedades previas crónicas que debilitan su inmunidad. Por encima de los 80 años, la mortalidad es mucho más alta. Por el contrario, apenas hay mortalidad por el Covid-19 en niños ni en adultos jóvenes.

Algunas estimaciones realizadas con modelos matemáticos indican que la mortalidad del Covid-19 podría situarse finalmente alrededor del 1%. Es una mortalidad baja (mortalidad del SARS: 10%; MERS: 40%), pero es aún 10 veces más alta que la de la gripe estacional (mortalidad: 0,1%).

En epidemiología y salud pública estamos acostumbrados a manejar cifras, porcentajes y tasas, siempre pensando en términos poblacionales. Una mortalidad del 1% es mejor que una del 2%, sin duda. Pero como decía un excelente libro de texto con el que estudiábamos Medicina, hay que recordar siempre que este 1% tiene nombre, apellidos y familia. Una muerte es siempre una tragedia.