“La disidencia de las FARC crece muy rápido” | Vistazo

“La disidencia de las FARC crece muy rápido”

Tristana Santos / tsantos@vistazo.com Jueves, 26 de Abril de 2018 - 09:00
Facebook
Twitter
Email
El experto en defensa Adam Isacson dice que los esfuerzos militares del Ecuador para capturar a Guacho, aunque sean exitosos, tendrán muy poco impacto en el narcotráfico.
 
El director de la Veeduría de Defensa de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos, Adam Isacson, monitorea las tendencias de seguridad y la cooperación militar de los Estados Unidos en las Américas. Un experto en la problemática colombiana, Isacson ha seguido el rastro de cómo se invirtieron los recursos del Plan Colombia. Sus estudios advirtieron que la firma de paz con las FARC implicaría un incremento de actividad paramilitar en la zona fronteriza por parte de grupos que intentan controlar el narcotráfico.
 
 
¿Le sorprende este desenlace, que hayan matado a los periodistas ecuatorianos?
 
Si, me sorprende. Si ese señor Guacho quiere ser un narcotraficante exitoso en la zona de Tumaco, que es el principal corredor para el traslado de cocaína, acaba de cometer un error fatal porque está en la mira de las fuerzas de seguridad de Ecuador y Colombia, y también de Estados Unidos.
 
¿Cometió un error de novato?
 
Yo diría que sí. Cuando las FARC o el ELN secuestran a alguien lo retienen meses o años, solo lo matan si cometen un error o si hay un intento de rescate. Este secuestro duró dos semanas y por las fotos (de los cadáveres) parece que hubo una ejecución.
 
Es posible que hayan reaccionado a una incursión militar…
 
Las FARC sí han matado a sus rehenes cuando hay un intento fallido de rescate, una vez que escuchan los helicópteros llegando les dan tiros de gracia, eso pasó con los once diputados del Valle del Cauca en 2007 y con el Gobernador de Antioquia en 2003.
 
Usted pronosticó que con la firma de la paz en Colombia aumentaría la violencia en la zona…
 
Si, y lo estamos viendo. En Colombia las Fuerzas Armadas hace un año estimaron que había 300 disidentes de las FARC ahora calculan que hay 1200, están creciendo rápidamente y reclutando de nuevo.
 
Uno de los peores lugares es Tumaco, Nariño, que colinda con Esmeraldas, porque hay milicias de las FARC que nunca se integraron completamente a la guerrilla y su situación es muy confusa, hay cientos de ellos en medio de tanta cocaína.
 
Hay más coca sembrada que nunca antes…
 
Sí, eran 159.000 hectáreas de coca en 2015; 188.000 hectáreas en 2016 y se dice que se ha incrementado de nuevo en 2017. A Tumaco no ha llegado la erradicación y es el municipio número uno en producción de cocaína. Hay mapas del Comando Sur (de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos) que se presentaron en el Congreso el año pasado, que muestran de donde salen las lanchas cargadas de cocaína. Es realmente impresionante.
 
El Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos presentó estos mapas de la ruta marina del narcotráfico en la comparecencia sobre el proceso de paz en Colombia y la lucha contra el narcotráfico, ante el Senado estadounidense en septiembre de 2017.
 
Se escucha que también hay coca sembrada en Manabí…
 
Todos los años escuchamos que aparece una hectárea o menos, pero llega el gobierno ecuatoriano y la erradica. No sabemos de cultivos en Manabí que persistan más de un año y tal vez sean ecuatorianos los que están sembrando.
 
¿No están empezando a sembrar aquí empujados por programas de erradicación de coca en Colombia?
 
A Colombia la erradicación no ha llegado de gran manera todavía. En Tumaco hay ciertos esfuerzos de sustitución de cultivos debido al acuerdo de paz, pero son incipientes.
 
¿Se ha incrementado la presencia en la zona de carteles mexicanos de narcotráfico?
 
Es que los colombianos no controlan la cocaína una vez que sale de la costa, el cargamento pasa a manos de los carteles mexicanos que lo trasladan hasta Estados Unidos. Con la salida de las FARC luego del acuerdo de paz, los carteles mexicanos están tratando de asegurar el control de sus embarcaciones. En Esmeraldas no tienen un control territorial, controlan más la criminalidad, se escuchan muchos acentos mexicanos en la zona.
 
 
Circula un correo en el que los disidentes de las FARC acusan a los carteles mexicanos del secuestro de los periodistas, y a la policía local de estar involucrada en una especie de reparto.
 
No es raro que en zonas plagadas de narcotráfico las mismas fuerzas de seguridad cometan actos ilícitos. No sorprendería, en México cuando matan a policías es porque están involucrados con los grupos que pugnan por controlar la zona. Eso explicaría por qué el coche bomba fue dejado en un cuartel de policía de Esmeraldas.
 
¿Qué espera que suceda en los próximos días?
 
Van a haber muchos patrullajes, muchos sobrevuelos buscando a Guacho, si lo encuentran lo van a matar, va a ser un gran trofeo. Y después no pasará nada, no van a desarticular a los grupos de crimen organizado ni a las disidencias de las FARC en Tumaco. Otro criminal tomará el lugar de Guacho y quizá se portará mejor. Los narcotraficantes de la zona siempre han respetado reglas no escritas de cómo se portan en el lado ecuatoriano.
 
Se temen atentados en ciudades grandes de Ecuador…
 
Siempre es posible que un pequeño grupo haga una campaña de terrorismo, pero ¿para lograr qué? ¿Cuál sería el objetivo de esos atentados? ¿Debilitar la voluntad de Ecuador de perseguirlos? No tiene sentido. Los grupos narcotraficantes en Colombia evitan hacer eso, excepto cuando están arrinconados o a punto de ser extraditados.
 
¿Sería aconsejable pedir la colaboración de inteligencia de Estados Unidos?
 
Si hay un esfuerzo binacional para capturar a este individuo, Estados Unidos está listo para entregar imágenes aéreas, interceptaciones de comunicaciones, quizás incluso apoyo logístico, contratistas, helicópteros. Pero cualquier cosa que involucre a ciudadanos estadounidenses en una misión así en suelo ecuatoriano requiere una solicitud específica de Ecuador. Del lado colombiano es muy probable que habrá asesoría en tiempo real para desarticular la organización de Guacho.
 
Los mapas del Comando Sur muestran la facilidad con que los narcos usan las costas ecuatorianas, ¿cree que la salida de la base estadounidense en Manta ayudó a crear este corredor marítimo?
 
Debe haber tenido algún impacto, pero no fue un impacto enorme. El Puesto de Operaciones de Avanzada que funcionó en Manta (de 1999 a 2009) era una base aérea, no marítima.
 
No es que el patrullaje se canceló, esos aviones siguen patrullando desde El Salvador y a veces desde Colombia. Mientras tanto hay personal estadounidense trabajando en bases colombianas, y como vemos en los mapas, desde costas colombianas salen lanchas con cocaína todo el tiempo.
HOY EN HOME