La carta de la madre de una niña con discapacidad al país donde se usan carnés para importar carros | Vistazo

La carta de la madre de una niña con discapacidad al país donde se usan carnés para importar carros

Redacción Domingo, 05 de Julio de 2020 - 21:42
Facebook
Twitter
Email
Tras cientos de denuncias de legisladores y varias autoridades vinculadas con la entrega de carnés de discapacidad, que supuestamente habrían sido utilizados en la compra de vehículos de alta gama, varias asociaciones y familiares de personas con capacidades especiales manifestaron su indignación ante estos actos fraudulentos. 
 
Una de las historias que conmovió en las redes sociales es la de Andrea Ramón, madre de una niña de 10 años que perdió la audición debido a una mala práctica médica. Esta progenitora publicó en su perfil de Facebook la siguiente reflexión: 
 
¡NUNCA QUISE TENER UN CARNÉ DE DISCAPACIDAD!
 
Un 01 de abril del 2011 me dieron el carné de discapacidad de mi hija, (no tenía ni 2 añitos) ¿Creen que en ese momento pensé en los "beneficios" que iba a tener? Pues no, contrario a los vividores que sin tener ninguna condición limitante han estafado al Estado; quienes vivimos la discapacidad de cerca, jamás nos alegró tener un carné de discapacidad, ¿saben por qué? Se los resumo.
 
La discapacidad no trae beneficios, trae momentos, situaciones difíciles y dolorosas, estoy segura que quienes aman a sus hijos, jamás quisieran ver la foto de su carita tierna en un carné de discapacidad.
 
El día que me lo entregaron al tomarlo guardé silencio, con apenas 21 años de edad al bajar en el ascensor del edificio de CONADIS y ver el carné de mi hija corrían mis lágrimas, no me podía contener, han pasado más de 9 años y es uno de los recuerdos más tristes que tengo, parece que todo lo que veía me causaba dolor, escuchar a un niño hablar y gritar era imaginar a mi hija hacerlo, quien en ese tiempo vivía en el silencio absoluto, solo con señas y vibraciones era nuestra comunicación.
 
La discapacidad no es el problema, el problema es la sociedad que hace que lo sea, LA DISCAPACIDAD ES UNA EXPERIENCIA DE VIDA, es buscar terapias, recorrer hospitales de todo el país, recibir malas caras, gente que te dice "pobrecita" o "señora no insista, llévela a una escuela de señas, es mudita" (con cara de lástima y desprecio) es ir a Centros Educativos (particulares) donde te reciben con amabilidad y te ofrecen cupos y hasta las instalaciones te llevan a conocer jactándose de ser los mejores pero el encanto termina cuando nombras la palabra DISCAPACIDAD, entonces empiezan los PEROS, todo cambia, de repente se acabó el cupo, de un rato a otro dicen no estar preparados y un sin número de pretextos, ¿saben por qué? Porque no hay inclusión en mi País, y los pocos derechos se los roban quienes más tienen, HOY LA COMUNIDAD QUE TIENE DISCAPACIDAD ESTÁ LASTIMADA, INDIGNADA, DOLIDA, HUMILLADA.
 
Nadie sueña con un carné de discapacidad, nadie que ame a sus hijos, nadie quiere ser lastimado, nadie quiere pasar años rogando una operación de una prótesis porque su valor es inalcanzable, nadie quien de verdad vive la discapacidad y la siente, piensa en beneficios, SON DERECHOS, que de una mínima forma intentan establecer una "igualdad" a quienes están en otras condiciones, a quienes nos cuesta con más esfuerzo lograr algo, pero por ello es más valioso y más satisfactorio. Porque mientras tu buscas escuelas bilingües yo busco una escuela inclusiva, busco terapia, busco medicina, busco repuestos muy costosos aquí y fuera del país, (todos pagando IVA), busco adaptaciones curriculares, busco aceptación e inclusión, empatía, amor.
 
La discapacidad nunca se va, solo aprendemos a vivir con ella, con amor, con dedicación. Lo bueno de todo este reto es que aprendemos a ver el mundo con otros ojos, porque cada avance es un milagro, aquí no hay simplezas, aquí todo tiene su valor agregado.
 
Si me vas a devolver la audición de mi hija para que escuche el cantar natural de los pájaros, el sonido del mar sin tener que usar 6 cosas y plástico en su cabecita, si un carné hará que ya no dependa de una prótesis, de un Implante Coclear para toda su vida, entonces te doy el CARNÉ, ¡NO LO QUIERO! Porque ni el carro a menor costo, el descuento en la planilla eléctrica ni la devolución del IVA, compensan todo el camino de angustia e injusticia y dolor de quienes sí vivimos realmente la discapacidad en Ecuador, un país en el que se sigue discriminando, lleno de políticos corruptos que roban los sueños de los más vulnerables, de los más inocentes, donde negocian la medicina, donde alteran y amarran contratos, donde el corrupto es "empresario exitoso" y con falsa discapacidad para robar, estafar y burlarse de quiénes sí tienen y nunca han recibido ni atención médica. Hoy por estos grupos de estafadores se burlan de una comunidad que ya vive desde siempre la discriminación, y el dolor de una vida compleja por una sociedad que escribe cosas como: "La Asamblea está llena de discapacitados por eso nunca hacen nada por el País", ¿leen antes de compartir? ¿ayudan en algo?
 
Solo me queda decir:
 
¡LA JUSTICIA TERRENAL LA PUEDEN COMPRAR, PERO LA DE DIOS, NUNCA!”