Jueza rechaza acción de protección solicitada por Assange | Vistazo

Jueza rechaza acción de protección solicitada por Assange

País

Jueza rechaza acción de protección solicitada por Assange

EFE/ Redacción Lunes, 29 de Octubre de 2018 - 15:08

La jueza de la Unidad Civil de Pichincha, Karina Martínez, rechazó, este 29 de octubre de 2018, la acción de protección solicitada por Julian Assange para dejar sin efecto el protocolo de convivencia, por considerarla "improcedente".

La acción fue presentada por el exjuez español Baltasar Garzón, parte del equipo de la defensa del australiano, junto al abogado en Ecuador, Carlos Poveda, debido a que el protocolo que desde el pasado 13 de octubre regula sus condiciones de vida, supone "una violación de sus derechos".
 
El documento establece reglas básicas de higiene y limpieza. También se le regulan las visitas y se le devuelve el acceso a internet, que Ecuador le cortó en marzo por repetitivos pronunciamiento políticos que considera violaron su estatus de asilado.
 
Ecuador, que da asilo a Julian Assange en la embajada en Londres ante el temor a ser extraditado a Estados Unidos, no puede hacer "milagros" para solucionar la situación del fundador de WikiLeaks, dijo este lunes el canciller José Valencia.
 
"No podemos hacer milagros y el asunto depende de otros países. Esos países tienen que pronunciarse", expresó el diplomático.
 
El fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, consideró hoy que Estados Unidos y Gran Bretaña presionan presuntamente a Ecuador para que finalice su asilo en la Embajada en Londres, donde se encuentra desde 2012.
 
Así lo aseguró por videoconferencia durante la audiencia de la acción de protección que su defensa planteó en contra del canciller ecuatoriano, José Valencia, al considerarlo el interlocutor en el problema del fundador de WikiLeaks.
 
En su intervención, Assange mencionó un presunto diálogo entre el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que visitó Ecuador en junio pasado, y el jefe de Estado, Lenín Moreno, en el que supuestamente se solicitó la entrega del activista.
 
"No quiero meterme en política, pero vemos que el Gobierno ecuatoriano está apoyándose más en Estados Unidos y Reino Unido, con mayor influencia", dijo el australiano.
 
El procurador general del Estado, Íñigo Salvador, cuestionó las aseveraciones del activista, y subrayó que el Ecuador es un país soberano y no se deja influir por injerencias externas.
 
"Rechazamos esas maliciosas y perversas declaraciones, el Ecuador no actúa por presiones de otras naciones", aseguró.
 
Pero Assange insistió en que desde marzo del 2018 su situación se tornó más sería, tras una restricción a sus comunicaciones, decisión que Quito adoptó por una serie de pronunciamientos políticos.
 
En su testimonio, que duró unos veinte minutos y se hizo mediante videoconferencia, el australiano consideró que su vida corre riesgo y aseguró que su grupo de trabajo ha recibido amenazas de muerte, tras la filtración de cables de la CIA y del Gobierno de Estados Unidos.
 
 
Salvador apuntó hoy que el protocolo busca alcanzar una convivencia armónica en la Embajada pues "se trata de un edificio público que no fue concebido para vivienda".
 
El procurador del Estado reveló incidentes que habría protagonizado Assange en la embajada desde el 2014, cómo andar en patineta, jugar fútbol y discutir con los guardias del consulado.
 
Agregó que el equipo de trabajo de Assange intentó colocar cámaras en la cocina y también un aparato desconocido en el balcón.
 
Ecuador defiende que, como país que concede el asilo, tiene el derecho y la capacidad de imponerle una reglas mínimas de seguridad e higiene, y el procurador recordó que la estadía del activista le ha costado más de 6 millones de dólares al Estado ecuatoriano.