José Tuárez ‘excomulgado’ del CPCCS | Vistazo

José Tuárez ‘excomulgado’ del CPCCS

Cecilio Moreno / [email protected] Jueves, 15 de Agosto de 2019 - 10:47
Facebook
Twitter
Email
Consiguió los votos electorales, pero habría irrespetado los votos canónicos. El padre José Carlos Tuárez, hasta ayer presidente del Consejo de Participación Ciudadana, sería un personaje embebido por los deseos de poder que deriva en una paradoja política. 
 
Es un fraile dominico. Según los estatutos de la orden, ellos son mendicantes, viven de las limosnas. Paradójicamente, el padre José Carlos Tuárez, hizo votos de pobreza pero acumuló un patrimonio de 370 mil dólares. También hizo votos de obediencia pero desoyó el pedido expreso de sus superiores de alejarse de la política. Predica la humildad, pero sus primeras declaraciones parecían cargadas de soberbia. 
 
Pero eso no es todo. Quien representaba al organismo rector del Quinto Poder del Estado es acusado de falsear la verdad durante la inscripción de su candidatura. César Cárdenas, del Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos, señaló que desde octubre de 2018 ellos alertaron sobre inconsistencias en la hoja de vida de Tuárez y de algunos otros de los 256 precandidatos al CPCCS. “Toda esa documentación fue entregada a la Comisión Verificadora del Consejo Nacional Electoral (CNE) Transitorio”, asegura Cárdenas.
 
En principio la candidatura de Tuárez no fue aprobada porque en los registros del CNE aparecía como recién desafiliado del Partido Socialista y la norma pedía candidatos con cinco años de pureza política. El sacerdote alegó que su afiliación había sido falsa y para comprobarlo presentó una denuncia hecha en la Fiscalía. Solo entonces fue incluido en la papeleta electoral.
 
 
Actualmente, en el Legislativo se debate su llamamiento a juicio político por varias irregularidades contra él denunciadas. Así mismo el Observatorio de Servicios Públicos presentó una denuncia ante la Fiscalía por falsedad ideológica ante una presunta adulteración de documentos.
 
Este martes 14 de agosto, el pleno de la Asamblea Nacional resolvió a José Carlos Tuárez, y a los vocales Victoria Desintonio, Walter Gómez y Rosa Chalá, por incumplimiento de funciones, dentro del juicio político propuesto por los asambleístas Fabricio Villamar, Jeannine Cruz y Raúl Tello.
 
La fama de los Tuárez
Según el Instituto de Estadísticas y Censos, los registros oficiales, en Ecuador hay 10.106 personas que llevan el Tuárez como apellido paterno. Y aunque están repartidos en 22 de las 24 provincias, más de la mitad vive en Manabí. Dentro de esta provincia, es voxpopuli que los Tuárez son oriundos de Pueblo Nuevo, del cantón Portoviejo.
 
Efectivamente, en esa parroquia de seis mil habitantes, no es nada difícil encontrarse con personas que lleven ese apellido. La fama de los Tuárez se remonta a los años 40 del siglo pasado. El más famoso fue Pastor Tuárez, quien fue el primer jefe de la banda de los Tauras. Lo recordó el historiador Yuri Hernández, columnista de El Diario: Con los Tauras, “Manabí vivió uno de los episodios más tristes de tragedia y de dolor… Los escritores relatan una era de violencia, personajes temibles, muchas veces auspiciados por los políticos  y caciques locales”. Dicen que por temor, nadie se atrevía a pronunciar siquiera  el nombre de Pastor Tuárez, ni el de su aliado Panchito Cedeño.
 
Cuenta la historia de la zona que por allí existían muchos trapiches y que el problema se originó por el control del negocio del aguardiente entre las familias Rivera y Holguín. Estos últimos fueron expulsados pero para la venganza volvieron con los Rengifo. A principios de los 60, tal era el clima de violencia en la zona que el gobierno de Carlo Julio Arosemena movilizó desde Riobamba a un batallón del Ejército para tranquilizar la zona. “Y Pastor quedó allí, a mitad del camino y de la vida, por la ley de fuga”, se lee en uno de los muchos libros escritos sobre Los Tauras.
 
Pero no todos los Tuárez eran malos. Doña Asunción Navia, una octogenaria muy respetada en Pueblo Nuevo, recuerda que son cuatro las ramas de los Tuárez y que los temidos eran de la comunidad de Mahagual. Pero que también hay los de Los Tigres, de El Bejuco y los del barrio La Dolorosa. De estos últimos desciende el padre José Carlos Tuárez. Además, hoy, remarcan sus habitantes, Pueblo Nuevo tiene los menores índices de delincuencia de Manabí.
 
 
A mediados de los años 70´s, se casaron José Tuárez y Cleofé Zambrano, y decidieron establecerse en el recinto El Rodeo, a unos 20 minutos de distancia, pero perteneciente a otra parroquia, a Riochico. En esta zona productora de coco y limón nacieron los cuatro hermanos Tuárez Zambrano. José Carlos, como lo llama la mamá, es el segundo. Don José falleció hace unos diez años de un infarto. Ellos viven aún a unos 50 metros del cementerio y no muy lejos de la cárcel que toma el nombre del poblado y que en sus 18 hectáreas puede albergar 2.000 detenidos. 
 
Doña Cleofé es muy conocida en esa sociedad, desde los años ochenta en que fue una de las promotoras para la llegada del Seguro Campesino que se instaló en Playa Prieta, otra de las 26 comunidades de Riochico.
 
Cleofé, también es secretaria de la Junta de Agua de San Gabriel. Wilmar Loor, actual consejero nacional del Agua y expresidente de la Junta recuerda al ahora famoso padre Tuárez como el niño que acompañaba a la mamá a las reuniones o el joven que hacía lo mismo cuando regresaba a su pueblo mientras estudiaba. La primaria la hizo en la escuela fiscal Gregorio Navia de El Rodeo, pero a los 15 años, para el bachillerato, fue enviado a Quito al colegio San Francisco. 
 
Dicen que la vocación le llegó de su abuelo materno, quien era un católico muy practicante. Que para los dominicos, ser sacerdote les toma cuatro años, pero que a Tuárez le llevó seis. Estudió teología en la Pontificia Universidad Católica y consiguió su título de cuarto nivel, en Salamanca, España.
 
Su sacerdocio lo ha ejercido en Cuenca, Baños, Ibarra y Guayaquil. En 2015 ya postuló al CPCCS, alcanzando una nota de 46 sobre 100. Esta vez se presentó, según dice en su carta de postulación, por pedido de la Junta de Agua de San Gabriel y de otra organización campesina. Wilmar Loor recuerda que fue el mismo Tuárez quien le contó su deseo de postular al CPCCS y que él no dudó en apoyarlo. Añade que, no entienden cómo las cosas se han precipitado en contra de su viejo amigo.