Hoy, Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia | Vistazo

Hoy, Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia

Redacción Viernes, 17 de Mayo de 2019 - 12:51
Facebook
Twitter
Email
Este viernes 17 de mayo, por el Día Internacional contra la Homofobia y Transfobia, el Frente de Transfemeninas y Gays del Ecuador, agrupados como "Nueva Coccinelle", con apoyo de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh), presentarán una denuncia al Estado por graves violaciones a los derechos humanos al colectivo Coccinelle, quienes fueron víctimas de represiones policiales intensificadas desde la década del 90, a lo largo de diez años.
 
La concentración se realizó esta mañana en el parque La Alameda, en el centro de Quito. Desde ahí, las fundadoras de "Coccinelle" acompañadas de diferentes colectivos trans, activistas y organizaciones de DD.HH. realizaron un recorrido por la Av. Gran Colombia hasta llegar a la Fiscalía General del Estado, donde entregarán la denuncia.
 
 
Esta querella se refiere al delito de persecución y lesa humanidad que se encuentran tipificados en los artículos 86 y 89 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) por su ataque general y sistemático a una población civil específica por razones de identidad y género.  
 
¿Quiénes son las "Coccinelle"?
Dentro del contexto de represión y discriminación hacia las personas trans, travestis y gays, junto a activistas y defensoras/es de derechos humanos y organizaciones durante los años 90, se exigió que se elimine el primer inciso del artículo 516 del Código Penal, que sancionaba con cárcel de 4 a 8 años las relaciones entre personas del mismo sexo. 
 
 
Tras una larga lucha, el 25 de noviembre de 1997 el entonces Tribunal Constitucional mediante sentencia No. 111-97-TC declaró inconstitucional el primer inciso del artículo 516 del Código Penal y dispuso la suspensión de sus efectos. 
 
Durante este largo proceso decenas de personas de la comunidad trans fueron víctimas de tortura y tratos crueles e inhumanos, según informa la Inredh.
 
El 17 de mayo de 1990, siete años antes de la derogatoria en Ecuador, la Organizción Mundial de la Salud excluyó de su lista de enfermedades mentales a la homosexualidad, y por eso hoy se celebra el Día Internacional contra la LGTBfobia en todo el mundo. 
 
Sin embargo, en la actualidad se siguen invocando valores culturales, tradicionales o religiosos para justificar la persecución, la discriminación, el acoso y el maltrato grave de las personas LGBTI, lo que a menudo supone que son víctimas de delitos de odio y formas extremas de violencia, incluidos la tortura y el asesinato.
 
Situación en Ecuador y el mundo 
En la primera investigación sobre Condiciones de Vida, Inclusión Social y Derechos Humanos de la población LGBTI en Ecuador, realizada por el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC) publicada en el 2013 se determina que de un total de 2.805 personas entrevistadas, el 29,2% es se identifica como gay, lesbiana, bisexual o transexual. 
 
Las ciudades en donde se levantó esta información fueron Quito, Guayaquil, Portoviejo, Machala, Babahoyo, Ibarra, Santa Elena, Salinas, Libertad y Manta.
 
El 66,7% de la población encuestada se concentra en los grupos de edades entre los 20 y 34 años.
 
 
En 72 países, la legislación en materia de orientación sexual sigue criminalizando las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo; en otros países la legislación no ofrece el nivel de protección necesario y permite que se produzcan a diario diversas formas de discriminación en todos los ámbitos de la vida de las personas LGBTI.
 
La Unión Europea (UE), a través de su alta representante, Federica Mogherini, reitera enérgicamente que la discriminación contra las personas LGBTI socava los principios más básicos de los derechos humanos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.
 
Una comisión del organismo publicó una «Lista de medidas para promover la igualdad de las personas LGBTI», que incluye actividades en varios ámbitos de actuación pertinentes, desde la no discriminación, la educación, el empleo, la salud, la libre circulación, el asilo, la incitación al odio o los delitos de odio, hasta la política de ampliación y la política exterior.
 
Desde 2016, la UE ha apoyado dieciséis proyectos llevados a cabo por organizaciones de la sociedad civil en Asia, África, América Latina y Europa Oriental.