Hospital Neumológico, un año sin respiro | Vistazo

Hospital Neumológico, un año sin respiro

Pilar Ortiz | Miguel Alvarado | Fotos: José Dimitrakis Sábado, 08 de Diciembre de 2018 - 08:00
Facebook
Twitter
Email

La puerta principal del hospital Neumológico Dr. Alfredo J. Valenzuela de Guayaquil, ubicado en el cerro del Carmen, está cerrada. Una cadena con varias vueltas y un candado refuerzan la seguridad. Hace un año fue clausurado, aunque el equipo de guardias abre paso con frecuencia a personas que entran a la edificación.

Desde afuera se ve movimiento en varios sectores del centro de salud. Algunos son empleados antiguos de la institución, como los del área de talento humano. Otros son nuevos en el hospital, según comenta un grupo de trabajadores que desde hace un par de semanas se reúne diariamente en los exteriores esperando su reapertura. En un ala ubicada a la izquierda de la construcción principal sigue funcionando el CETAD (Centro Especializado en el Tratamiento a Personas con Consumo Problemático de Alcohol y otras Drogas). Desde las ventanas grupos de jóvenes internados saludan al equipo de Vistazo. 

Acreditaciones y clausura

La decisión de clausurar el centro de salud fue tomada por la Agencia para el Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess) “por mal manejo de desechos, incumplimientos en el uso de prendas de protección, malas condiciones higiénico- sanitarias y presencia de plagas”, según se publicó en un boletín informativo del Ministerio de Salud Pública, MSP, en el que también se mencionan fallas eléctricas, estructurales y de gestión ambiental. Curiosamente, un año antes el hospital fue acreditado por la ACI (Acreditation Canada International) con el nivel Oro, por haber obtenido 98.4% del cumplimiento de sus normas.

El doctor Lenin Hurtado, abogado de los trabajadores, expone que el hospital Alfredo Valenzuela ocupó los primeros lugares a nivel nacional en el índice de gestión estratégica del MSP hasta el 2017, que evalúa cómo atiende a la ciudadanía una institución. “¡Es una barbaridad! No se entiende que ya va a tener un año cerrado sin que den explicaciones a la población”.

Resoluciones y apelaciones

Stalin Merchán, del sindicato de trabajadores del hospital, muestra el documento con fecha  20 de noviembre de este año que dispone “dejar sin efecto la resolución de fecha 8 de diciembre de 2017 (…) se ordena la reapertura inmediata del hospital Neumológico Alfredo J. Valenzuela con la consecuente restitución de los trabajadores a dicha casa de salud en sus puestos de trabajo dentro de 5 días contados a partir de la notificación de la presente sentencia”. Esto no ocurrió porque la Procuraduría General del Estado interpuso un recurso de apelación a la sentencia emitida por el juez Roberto Angulo, “por ilegal, por inconstitucional y atentatoria a las garantías del debido proceso y a la seguridad jurídica del Ecuador”, señaló el coordinador Zonal 8 de Salud subrogante, Michael Vera. Además, indicó que se presentó una denuncia por supuesto peculado en el manejo del hospital en la Fiscalía del Guayas y un pedido a Contraloría para realizar una auditoría, además de las indagaciones internas de tipo administrativo que se están realizando.

Pacientes y trabajadores

El MSP sostiene que en todo momento ha respetado todos los compromisos con sus pacientes “a los cuales no se ha dejado sin atención en ningún momento, pues tienen 115 unidades operativas en las cuales pueden atender sus patologías”. Manifiesta que las enfermedades de mayor complejidad son atendidas en el hospital general Guasmo Sur y en el hospital de infectología Dr. José Daniel Rodríguez Maridueña.

Sin embargo, Hurtado destaca la gravedad de no tener un hospital neumológico especializado para tratar a los pacientes afectados por una enfermedad tan grave y contagiosa como la tuberculosis. “Es un peligro para la población.”, exclama y agrega que el hospital Abel Gilbert Pontón, con problemas mucho mayores que los que presentó el Valenzuela, nunca fue cerrado. “Fue intervenido e incluso los pacientes, en algunas áreas, eran atendidos en carpas en los exteriores del centro”.

En cuanto a los trabajadores, al consultar si no corren riesgo por las fallas estructurales detectadas, el MSP sostiene que el personal que se encuentra laborando es el exclusivamente necesario para realizar el proceso de gestión documental de archivo, es decir, foliación, ordenamiento y empaquetamiento de los oficios, el mismo que se encuentra en el edificio administrativo donde no corren peligro. “Tomamos en cuenta el criterio técnico de la Secretaría de Gestión de Riesgos entregado este año, el cual indica que las fallas en la estructura son peligrosas en otras áreas, como por ejemplo donde están los equipos médicos como Rx y tomógrafos, que por el peso de la maquinaria, el terreno podría ceder, así como riesgos de tipo eléctrico, electrónico, ambiental y sanitario”.

En el aspecto laboral, se les ha respetado absolutamente todas sus garantías y derechos. “Cada uno de ellos ha sido trasladado por decisión propia a diferentes unidades operativas del MSP, en las que realizan el mismo trabajo que desempeñaban en el hospital Dr. Alfredo J. Valenzuela, recibiendo la misma remuneración. No ha habido, ni hay vulneración de ningún derecho constitucional. Nosotros estamos cumpliendo con nuestras obligaciones patronales de acuerdo al convenio individual suscrito con ellos y al contrato colectivo, por lo que ellos deberían estar ejecutando todas sus obligaciones legales de acuerdo a la ley”, declara Michael Vera.

Entonces, ¿por qué están fuera del hospital algunos trabajadores? Lenin Hurtado responde: “Los trabajadores suscribieron un acta transaccional para ser reubicados mientras se cumplía el cierre temporal del hospital Valenzuela. Una vez que el juez constitucional se pronunció sobre la acción de protección que interpusiéramos y dispuso la apertura inmediata del hospital, esa fue la condición establecida en el acta transaccional que les permitía a los trabajadores regresar a sus puestos de trabajo. Por lo tanto en este momento, ellos se encuentran esperando ser reincorporados a sus puestos de trabajo en el hospital Alfredo Valenzuela y en ninguna otra unidad de salud porque eso, en este momento, ya es ilegal”. Y al preguntarle por el recurso de apelación interpuesto por la Procuraduría General del Estado, responde: “La Ley Orgánica de Garantías Constitucionales dice que independientemente de los recursos que se puedan interponer, la sentencia tiene que ejecutarse y eso es lo que estamos haciendo”.