Glas declina huelga de hambre ante deterioro de salud | Vistazo

Glas declina huelga de hambre ante deterioro de salud

EFE Miércoles, 12 de Diciembre de 2018 - 10:20
Facebook
Twitter
Email
El exvicepresidente Jorge Glas, recluido en una prisión de máxima seguridad por un caso de corrupción relacionado con la trama de sobornos de Odebrecht, declinó hoy seguir en una huelga de hambre ante el deterioro de su salud y por pedido de allegados nacionales y extranjeros.
 
"Gracias a Dios declinó hoy la huelga de hambre, después de 52 días", aseguró a Efe su esposa, Cinthia Díaz, y dijo que los primeros alimentos le causaron mareo.
 
Díaz comentó que su esposo, quien ha sido vigilado a diario por médicos, debe aún mantener un proceso paulatino de recuperación, tras abandonar la huelga de hambre.
 
"Realmente le hizo bien hablar con mis hijos", así como las "muestras de cariño" que le han hecho llegar muchos simpatizantes, quienes le han pedido que declinara la medida de presión, añadió.
 
"Esperemos que se supere todo este calvario", agregó la esposa que el pasado 29 de noviembre reveló que Glas había perdido unos doce kilos de peso y que temía por su vida.
 
Glas fue condenado a seis años de prisión por un caso de asociación ilícita relacionado con la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y cuando mantenía prisión por algo más de un año en Quito, fue trasladado el pasado 21 de octubre a la prisión de Latacunga, a unos 90 kilómetros de la capital.
 
Ello en coincidencia con la fuga del exsecretario nacional de Comunicación, Fernando Alvarado, también sospechoso en una supuesta trama de enriquecimiento ilícito y en paradero desconocido.
 
Desde entonces, el exvicepresidente ha pedido su cambio, por considerar que en esa prisión corre peligro su vida y por ello emprendió la huelga de hambre.
 
El exvicepresidente, a través de un comunicado colgado hoy en redes sociales, agradeció el esfuerzo demostrado en este periodo por su esposa, su madre y la solidaridad de muchos expresada desde "todas partes del mundo".
 
"He sido advertido de graves riesgos de daños irreversibles en mi salud por parte de la Cruz Roja Internacional y hasta de un infarto", contó Glas y reiteró que ante ello y por pedido de sus familiares y seguidores declinó la huelga de hambre.
 
"No quiero causarles más sufrimiento", aunque "esto no significa que declino a la lucha y a mis principios, todo lo contrario. Hemos conseguido que el mundo se fije en lo que ocurre en Ecuador, es el primer paso hacia mi libertad y hacia la justicia", sostuvo.
 
"Se me ha ofrecido de parte de las autoridades cumplir todo lo que dispone la sentencia de Hábeas Corpus y hacer todos los esfuerzos que se requieran para cuidar mi salud, y lo más importante, la garantía de que no volveré a ser humillado de forma alguna, y de que nadie será humillado de esta manera nunca más; confío en que así será", precisó en el escrito.
 
"De hecho -dijo-, he tomado la decisión de relatar todo lo que me ha ocurrido, para que nunca más suceda algo así en contra de nadie" y concluyó: "De rodillas ante Dios, de pie ante los hombres". 
HOY EN HOME