¿En qué consiste la unidad de investigación de casos de corrupción? Fiscal explica por qué no han podido avanzar los procesos | Vistazo

¿En qué consiste la unidad de investigación de casos de corrupción? Fiscal explica por qué no han podido avanzar los procesos

Redacción Martes, 02 de Junio de 2020 - 14:25
Facebook
Twitter
Email

Este 2 de junio de 2020 en rueda de prensa, la fiscal general del Estado, Diana Salazar, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, y el comandante general de la Policía, Patricio Carrillo, dieron detalles sobre la  creación de una unidad interagencial de la Policía Nacional que apoyará a la Fiscalía en la investigación de casos de corrupción ocurridos durante la emergencia de COVID-19.

Su labor será a escala nacional y buscará conocer los casos derivados de actuaciones corruptas en la situación de excepción por la pandemia del coronavirus SAS-CoV-2 hasta que esta concluya.

Salazar manifestó que "cuando regresemos a la normalidad, una vez que el Consejo de la Judicatura y la Corte Nacional de Justicia (CNJ) emitan sus resoluciones y se retomen los plazos, la Fiscalía podrá continuar con los procesos, podrá presentar los elementos y acusar".

La fiscal informó que en el conocido como caso mascarillas, en el que se investiga un supuesto sobreprecio en la compra realizada por el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), la entidad tiene "los suficientes elementos, pero no podemos avanzar porque los plazos se encuentran suspendidos".

"En ese mismo caso, sabemos que Ángel L., exfuncionario del IESS, está prófugo desde hace más de un mes. Sobre él pesa una boleta de retención. Trabajamos con la Policía para su localización. Repito, Fiscalía no ha podido acusar, porque los plazos están suspendidos", argumentó Salazar.

Además, el ministerio de Gobierno denunció otro posible caso de corrupción que se habría suscitado en la Isspol (Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional), relacionado a la compra de terrenos por un valor hasta cinco veces mayor que el catastral.

Romo pidió que se investiguen estas irregularidades y agregó que hay altos cargos politicos involucrados en estos casos.

Sobre el caso Pedernales, donde hay nueve detenidos, entre ellos Jean Benavides, asesor del asambleísta oficialista Daniel Mendoza, y millón y medio de dólares incautados, la fiscal enfatizó que está en etapa de instrucción fical. "No podemos avanzar porque se encuentran suspendidos los plazos y terminos de la funcion judicial".

Incluso, una Jueza penal de Manabí solicitó a la Fiscalía que detenga las investigaciones sobre irregularidades en la construcción del hospital de Pedernales, aseguró la Fiscal.

LEA: El caso de corrupción que salpica al asambleísta Daniel Mendoza

"Tenemos varias ordenes de detención que han sido solicitadas en su momento, una vez que estas personas sean capturadas podemos formular cargos", agregó Salazar.

La Policía dispondrá un contingente de agentes investigadores para apoyar las investigaciones abiertas por Fiscalía sobre casos de corrupción en instituciones del Estado, en el marco de la emergencia por COVID-19.
 
La fiscal aseveró que "no se van a quedar los casos en carpetas o en investigaciones previas".

La unidad estará conformada por tres fiscales de la mencionada unidad, cinco de la Unidad de Lavado de Activos, cuatro fiscales provinciales, 24 de apoyo, uno por cada provincia del país, y todos ellos con sus respectivos equipos especializados.

También la integrarán un coordinador de analistas, un experto en contratación pública, dos expertos en análisis financiero y una unidad de la Policía Nacional, compuesta por profesionales con perfiles especializados.

Entre los casos más recientes y sonados de corrupción en plena pandemia, la Fiscalía realizó cinco allanamientos como parte de una investigación previa ante un posible sobreprecio en la adquisición de 100.000 pruebas PCR para COVID-19 por la Secretaría Metropolitana de Salud del Municipio de Quito.

El órgano fiscal también allanó la semana pasada la Prefectura del Guayas y su empresa proveedora por el presunto delito de peculado en compras de insumos médicos, como pruebas rápidas para exámenes de detección del coronavirus.