Embarcaciones de mayor profundidad ya pueden ingresar a Guayaquil | Vistazo

Embarcaciones de mayor profundidad ya pueden ingresar a Guayaquil

Fausto Lara / Enfoque Viernes, 17 de Enero de 2020 - 17:19
Facebook
Twitter
Email
Esta gran embarcación pudo ingresar a los puertos de Guayaquil gracias al trabajo de profundización del canal de acceso y de los esteros.
Embarcaciones de hasta 13 metros de calado (profundidad) con beneficio de marea pueden ingresar desde este viernes 17 de enero hasta los terminales portuarios de Guayaquil, una vez que culminó el trabajo de profundización del canal de acceso y de los esteros que conectan con los puertos de la ciudad.
 
El trabajo tomó nueve meses y estuvo a cargo de la empresa Canal de Guayaquil, creada por la firma Jan De Nul, que ganó la licitación para el dragado del canal de acceso y para eliminar la formación rocosa llamada Los Goles que impedía el tránsito de barcos de gran magnitud.
 
“Esta obra representa la sostenibilidad de la actividad marítima en Guayaquil, pues permite el ingreso de barcos super post panamax que son el futuro de la operación naviera en el mundo”, afirmó el presidente de la Cámara Marítima del Ecuador, Javier Moreira.
 
 
 
Justamente para demostrar los beneficios de esta obra, arribó a las instalaciones de Terminales Portuarios de Guayaquil (TPG) la embarcación APL Esplanade de 14,5 metros de calado, pero vacío.
 
“Este es un hito en la historia portuaria del país”, indicó Sergio Murillo, presidente de la Asociación de Terminales Portuarios Privados, pues por Guayaquil pasa el 85 por ciento del comercio exterior nacional, y el 93 por ciento de los contenedores.
 
Con la profundización del canal de acceso, las líneas navieras seguirán considerando a la ciudad en sus operaciones marítimas, pues luego de la ampliación del canal de Panamá en 2016 las embarcaciones que operan en el Océano Pacífico en el lado sudamericano son de mayor dimensiones.
 
Todo el trabajo de dragado y profundización demandó una inversión de 100 millones de dólares a cargo de la empresa operadora, que recupera el capital a través de una tasa que pagan las líneas navieras.
 
La empresa Canal de Guayaquil tiene un contrato de 25 años, tiempo en el cual también se debe encargar del mantenimiento del canal.
 
“Ahora la ciudad está lista para absorber el crecimiento del comercio que se viene para el futuro, hay una visión a largo plazo en la actividad naviera”, aseguro Murillo.