Dueño de local 'Toronto', investigado por homicidio culposo | Vistazo

Dueño de local 'Toronto', investigado por homicidio culposo

País

Dueño de local 'Toronto', investigado por homicidio culposo

Redacción Martes, 26 de Diciembre de 2017 - 11:39
La Fiscalía formuló cargos por homicidio culposo y por el delito de almacenamiento ilegal de gas contra el ciudadano de nacionalidad china, Lin S., propietario del restaurante Toronto, ubicado en la avenida 10 de agosto y Río Coca al norte de Quito, donde se registró una explosión que dejó como resultado a dos personas fallecidas.
 
El Juez que lleva el caso dictó prisión preventiva en contra de Lin S., la retención de sus cuentas bancarias tanto de la persona natural como de la jurídica del restaurante y la clausura provisional del establecimiento.
 
Este 26 de diciembre durante rueda de prensa, la fiscal encargada, Thania Moreno, dijo que en la audiencia de formulación de cargos presentó denuncias de los familiares de las personas fallecidas y el parte preliminar del Cuerpo de Bomberos de Quito. Además, dijo que la entidad pedirá la reparación integral para las víctimas de la explosión.
 
El Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece una pena de tres a cinco años por el delito de homicidio culposo, mientras que por el delito de almacenamiento ilegal de gas, la pena es de uno a tres años; por lo que basándose en el artículo 20 del COIP solicitará al Juez el concurso real de infracciones (acumulación de penas). 
 
Hasta el momento existen 2 personas fallecidas, agravante que aumentaría la pena que hasta el momento es de 8 años, según la Fiscalía, que además formuló cargos a la persona jurídica 'Toronto'.
 
El coronel Eber Arroyo, en representación del Cuerpo de Bomberos del Distrito, indicó que en las inspecciones realizadas con anterioridad al local, se determinó que la centralita (ubicada en la planta baja del establecimiento) estaba técnicamente elaborada con normativa, con permisos y con el uso de cilindros de 15 kilos industriales. 
 
Luego del accidente, descubrieron una instalación ilegal de gas ubicada en la segunda planta, "en una bodega de tres metros cuadrados, entre bodegas de viveres y licores. El acceso estaba totalmente cerrado por cuatro paredes, y sólo se podía ingresar por un espacio de un metro de ancho, cubierto por una tela negra", dijo Arroyo.