Detienen a exgerente de hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, en operativo de Fuerza de Tarea conjunta | Vistazo

Detienen a exgerente de hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, en operativo de Fuerza de Tarea conjunta

Redacción Miércoles, 03 de Junio de 2020 - 11:55
Facebook
Twitter
Email

Dentro de los operativos de la Fuerza de Tarea de la Fiscalía General del Estado por la investigación de presuntas irregularidades en la compra de insumos médicos en hospitales públicos del país, este miércoles 3 de junio de 2020 se detuvo a Luis J., exgerente del hospital del IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) Teodoro Maldonado Carbo, en Guayaquil. Así lo informó la Fiscalía a través de su cuenta de Twitter.

 
Policía y Fiscalía ingresaron a la casa de salud para recolectar evidencias dentro de las investigaciones por irregularidades en las compras de insumos médicos como mascarillas.
 
Efectivos policiales informaron a diario El Comercio que fueron incautados insumos y equipos tecnológicos. Recorrieron los departamentos financieros y de compras, además de las bodegas.
 
El fiscal Francisco Neida señaló que los medicamentos serán verificados con el inventario del hospital para saber si tienen relación a las compras indagadas.

En una primera comunicación, la Fiscalía notificó que "la Fuerza de Tarea ejecuta órdenes de allanamiento y detenciones simultáneas en Quito y Guayaquil relacionadas con varios casos de corrupción en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19".

Las operaciones tienen que ver con todo tipo de sospechas descubiertas en los últimos dos meses sobre la adquisición irregular de equipos y medicamentos para afrontar la pandemia del coronavirus, que en el país golpeó especialmente a Guayaquil.

Ecuador, donde se registran a día de hoy más de 40.000 contagios, 3.438 decesos oficiales y 2.201 probables, vivió dos meses dramáticos en la segunda quincena de marzo y el mes de abril, lo que llevó a la adquisición acelerada de insumos médicos para afrontar la pandemia.

En esos contratos se fueron denunciando poco a poco casos de presunta corrupción e irregularidades, sobre todo por precios exagerados como la compra de bolsas de cadáveres a doce veces más de lo que costaban realmente en el mercado, o la de mascarillas.