Despidos y renuncias en Yachay Tech por austeridad | Vistazo

Despidos y renuncias en Yachay Tech por austeridad

País

Despidos y renuncias en Yachay Tech por austeridad

Tristana Santos / [email protected] Viernes, 23 de Junio de 2017 - 17:05
Los miembros de la Comisión Gestora de Yachay Tech, que debían diseñar y estructurar la universidad en un plazo de 5 años, han renunciado antes de terminar la tarea. Los PhD de Caltech, Ares Rosakis y José Andrade, presentaron su renuncia en mayo y  Guruswami Ravichandran lo hizo en febrero.
 
Aunque la integración de la Comisión Gestora en marzo de 2014 se realizó en un gran evento oficial, la retirada se hizo con perfil bajo, sin anuncios. Hoy la Comisión Gestora está integrada por el actual rector, el mexicano Carlos Castillo-Chávez; Héctor Rodríguez, gerente de Yachay Empresa Pública y Lourdes Miranda, una consejera jurídica.  
 
El martes 20 de junio se anunció además el despido de 5 autoridades de Yachay Tech, que había sido reclutadas justamente por la Comisión Gestora original: Paola Ayala, Decana de Ciencias Físicas y Nanotecnología e Hizakazu Minakata, Subdecano de la misma facultad; Vladimiro Mujíca, Decano de Ciencias Químicas e ingeniería; Paul Baker, Decano de Ciencias Geológicas y la canciller Catherine Rigsby.
 
No se contratará a nuevos decanos para estos puestos. La universidad ha anunciado que Patricio Ponce, vicecanciller de Asuntos Académicos, se ocupará de la Cancillería. El PhD Juergen Reichardt, quien era vicecanciller de investigación e innovación se ocupará al mismo tiempo de los decanatos de Ciencias Químicas y Ciencias Físicas, y el PhD Paúl Arellano, quien era profesor de la Escuela de Ciencias Geológicas e Ingeniería, asciende como decano de esa facultad.
 
En un comunicado de prensa, Yachay Tech indicó que las nuevas medidas responden a una “política de austeridad” que permitirá ahorrar $ 2 millones de dólares, que se destinarán a contratar más docentes para ampliar el cupo de estudiantes. Actualmente hay 776 alumnos y la proyección de la universidad es lograr el ingreso de 5 mil estudiantes de pregrado en los siguientes 4 años, y llegar a tener 10 mil en total, incluyendo a los estudiantes de postgrado. 
 
 
Ruptura
A principios de junio, Augusto Barrera, el nuevo titular de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), calificó de “latisueldos” a las remuneraciones de los decanos y la Comisión Gestora de Yachay.  
 
“Entendemos que hay que valorar la actividad científica y académica, pero no estamos de acuerdo con ‘latisueldos’ para poco trabajo, lo digo clarísimo, nos parece que eso hay que reglamentar. Eso no genera una lógica de universalidad y de equidad”, dijo Barrera a El Telégrafo.
 
Los decanos de Yachay Tech ganaban unos $ 13 mil al mes y el sueldo de los miembros de la Comisión Gestora era de alrededor de $ 16 mil.
 
“Ares Rosakis y José Andrade renunciaron por el plan de austeridad que está implementando el gobierno”, indica July Ruiz, vocera de Yachay Tech.
 
“Ellos no pasaban tiempo en el país y parte de los cambios implican que los miembros de la universidad como autoridades y comisión gestora trabajen 24/7 en Ecuador”.
 
Sin embargo, la Comisión Gestora de la universidad Yachay Tech venía marcando distancia de Yachay Empresa Pública, y un punto de quiebre se dio el pasado 14 de febrero cuando, en plena campaña electoral, Héctor Rodríguez, gerente de Yachay EP y René Ramírez, entonces secretario de Senescyt, anunciaron que las empresas Tesla y Hewlett Packard habían firmado un convenio para instalar una planta de autos eléctricos en Yachay, lo que luego fue desmentido por las multinacionales.
 
La universidad Yachay Tech se deslindó de inmediato del proyecto. La ex decana de Física, Paola Ayala dijo que no tenían ninguna participación ni conocimiento sobre el asunto y la vocera de la universidad agregó que hasta el momento del anuncio, no sabían de qué se trataba.

Los miembros de la Comisión Gestora habrían presentado sus renuncias en abril, pero se hicieron efectivas el 23 de mayo, un día antes de la posesión del presidente Lenin Moreno, evitando así un escándalo.