Assange costó $6 millones a Ecuador durante asilo | Vistazo

Assange costó $6 millones a Ecuador durante asilo

Jueves, 11 de Abril de 2019 - 12:27
Facebook
Twitter
Email
Desde el 2012 hasta el 2019, Ecuador habría gastado un monto aproximado de 6 millones de dólares en el mantenimiento del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la Embajada del país en Londres, según lo informó esta mañana el canciller José Valencia durante su exposición en el pleno de la Asamblea Nacional. 
 
“Ecuador gastó la suma de 5’819.000 en servicios de seguridad y casi 400.000 dólares en rubros que van desde servicios médicos, alimentación y lavado de ropa, hasta consultorías y asesoría jurídica, sobre este último rubro se pagaron más de 300.000 dólares en 2012. Como ven, el Ecuador cumplió su parte”, manifestó el ministro de Relaciones Exteriores. 
 
Valencia señaló que a partir de junio de 2018 y como parte de las medidas de austeridad del gobierno de Lenín Moreno, los gastos por seguridad en la Embajada se redujeron en un 40%. Hasta la fecha indicada se gastaba 1 millón de dólares por este concepto. “Ahora en lugar de pagar ese millón de dólares al año, se cancelan aproximadamente 600.000 dólares”, añadió. 
 
El canciller manifestó también cuáles fueron los motivos que llevaron a la terminación del asilo de Assange: 
 
1. Intervención en asuntos internos de otros Estados.
2. Mal comportamiento y falta de respeto hacia el Ecuador.
3. Amenazas del asilado contra el  Estado ecuatoriano y la Embajada de Ecuador en Londres.
4. La posición del Reino Unido se ha mantenido inalterable desde el 2012.
5. La salud del señor Assange es motivo de preocupación.
6. El asilo diplomático no es un instrumento para evadir la justicia. 
7. No existe pedido alguno de extradición.
8. Ecuador cuenta con garantías suficientes del Reino Unido de que no será extraditado a un país en el que se le aplique la pena de muerte o sufra tratos inhumanos o degradantes. 
9. Inconsistencias en naturalización.
 
 
Se acabó el asilo: 
El Gobierno del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dejó este jueves sin asilo y suspendió la nacionalidad al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, tras acusarlo de violar acuerdos internacionales, un protocolo especial de convivencia y participar en una trama de desestabilización institucional.
 
Requerido por la Justicia británica por violación de medidas cautelares cuando pasaba por un proceso legal de extradición a Suecia hace unos años, Assange ha visto cancelada su condición de asilado "por su reiterada violación de las normas establecidas en las convenciones interamericanas sobre asilo diplomático de La Habana (1928) y Caracas (1954)", informó la Cancillería de Ecuador.
 
También, "por los incumplimientos del Protocolo Especial de Convivencia de la Embajada" que Ecuador le había entregado en agosto pasado, tras varios pronunciamientos políticos de temas internos de terceros países, entre ellos la crisis en Cataluña en 2017.
 
La decisión del Gobierno de Ecuador -anunciada dos días antes de que Moreno intervenga en un foro en Estados Unidos- se basó en la conducta "irrespetuosa" y "agresiva" del australiano, quien, además, vulneró aspectos de la seguridad en la embajada donde recibió asilo en 2012.
 
A esa conducta, se sumaron "las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada (WikiLeaks), en contra del Ecuador", lo que llevó la situación a un punto en que el asilo de Assange era "insostenible e inviable", dijo el presidente Moreno en un video institucional.
 
El mandatario añadió que, por seis años y diez meses, Ecuador garantizó sus derechos humanos y cubrió sus necesidades cotidianas en las instalaciones de la embajada en Londres, a la que entró cuando gobernaba el país el presidente Rafael Correa (2007-2017).
 
 
"Lenín Moreno, nefasto presidente del Ecuador, ha demostrado su miseria humana al mundo, entregando a Julián Assange -no solo asilado, sino también ciudadano ecuatoriano- a la policía británica. Esto pone en riesgo la vida de Assange, y humilla al Ecuador. Día de luto mundial", escribió el expresidente Correa en Twitter tras conocer la decisión.
 
Desde Bélgica, donde reside tras dejar el cargo, Correa tildó la decisión de Moreno como un "crimen que la humanidad jamás olvidará" y "uno de los actos más atroces fruto del servilismo, la vileza y la venganza".
 
Y es que a la polémica interna sobre la terminación del asilo, se sumó al anuncio de Scotland Yard en Londres sobre que el arresto del activista respondía a una petición de extradición de EE.UU., que lo quiere juzgar por piratería informática y conspiración para infiltrarse en sistemas del Gobierno.
 
Unas acusaciones de los días en que WikiLeaks publicaba a destajo documentos secretos de las guerras de Irak y Afganistán, dejando en entredicho la integridad de los Gobiernos de EE.UU. y de otros países occidentales.
 
Carlos Póveda, abogado ecuatoriano de Assange, dijo temer por la vida del activista si es extraditado a ese país y se hizo eco de versiones de prensa que especulaban sobre una vinculación entre la cancelación del asilo y el reciente apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) a Ecuador para obtener miles de millones de dólares en crédito.
 
En una comparecencia ante la Asamblea ecuatoriana, el ministro de Exteriores, José Valencia, negó cualquier "presión de la comunidad internacional" y aseguró que respondía a una decisión "soberana y apegada a derecho".
 
La terminación del asilo arrastra asimismo una revisión de la nacionalidad que le fue concedida a Assange en diciembre de 2017, cuando la anterior ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa, trataba de sacarlo de Londres bajo estatus diplomático, en su afán por rescatarlo del asilo.
 
Hoy jueves, Valencia indicó que "los efectos de la nacionalidad quedan suspendidos por irregularidades (..) por constituir un acto administrativo lesivo", en alusión a denuncias de una asambleísta de que se violaron las leyes del país para darle el pasaporte ecuatoriano.
 
Ecuador también ha justificado su decisión en la intervención de Assange en una trama para desestabilizar al Gobierno de Moreno, en la que estarían implicados Ricardo Patiño, excanciller de Correa, dos hackers rusos residentes en Ecuador, un alto representante de WikiLeaks, y el Gobierno venezolano.
 
Así lo describió ante la prensa la ministra del Interior, María Paula Romo, quien en las próximas horas presentará la denuncia ante la Fiscalía General del Estado.
 
Y aseguró que no permitirán "que Ecuador se convierta en un centro de piratería informática".
 
"No podemos permitir actividades ilegales, ya sea para perjudicar a ciudadanos ecuatorianos o de otros países o a cualquier Gobierno", declaró.
 
Patiño calificó sus acusaciones de "un cuento", e ironizó por redes sociales que "solo falta que (Romo) diga dónde dejamos a 'Caperucita Roja' y a la 'Bella durmiente'".