Alcalde de Quito analiza un “amarillo modificado” para la semaforización epidemiológica de la capital | Vistazo

Alcalde de Quito analiza un “amarillo modificado” para la semaforización epidemiológica de la capital

Redacción Lunes, 25 de Mayo de 2020 - 16:15
Facebook
Twitter
Email
Quito se está convirtiendo en el nuevo foco de la pandemia del coronavirus en el país. Los casos aumentan a diario en una proporción que supera a la que vivió Guayaquil en plena crisis, al igual que los números de fallecimientos. En un encuentro virtual, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, escuchó la recomendación de expertos de la salud y representantes de la academia para analizar la situación de la ciudad y evaluar un posible cambio en la semaforización epidemiológico de rojo a amarillo.
 
El alcalde se limitó a ser moderador del evento, en el cual un centenar de médicos, epidemiólogos, investigadores y salubristas entregaran una carta pidiéndole que el 26 de mayo no se cambie al semáforo amarillo. Una propuesta que Yunda había mencionado, puesto que habrían transcurrido 70 días desde el primer caso detectado y permitiría tener una claridad de las cifras para flexibilizar las medidas. 
 
El presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Patricio Alarcón, reveló que Yunda se habría comprometido a cambiar el color de semáforo para el 26 de mayo. Sin embargo, el criterio médico refuta esa idea y la respalda en las cifras que presenta la capital mientras enfrenta los días más duros de la pandemia. El representante de la Secretaría de Salud, Gregorio Montalvo, contextualizó tanto la pandemia como la situación de la capital.
 
Para la Organización Mundial de la Salud, América Latina es el mayor foco de coronavirus en el mundo. Ecuador afronta una tasa de positividad de las pruebas del 35,5% cada 100 realizadas (es decir, 34 o 35 dan positivo). En la capital, ese escenario es del 29%. Sin embargo, la principal preocupación es la mortalidad del virus. En 10 días, desde el 14 al 24 de mayo, la letalidad en Quito aumentó en un 226%. Pichincha superó la trasmisión de casos que tiene Guayas y en Quito se reporta la total ocupación de camas en terapia intensiva y las designadas para COVID-19.
 
El rector de la UTE, Ricardo Hidalgo, recomendó mantener el confinamiento obligatorio hasta el 17 de junio. Ahí se cumplirían las 12 semanas que han sido estándar en el mundo para comenzar la flexibilización. Para conseguirlo, sugirió la entrega de canastas alimenticias para sectores vulnerables, incrementar la toma de pruebas PCR, y principalmente, control del aislamiento de los casos positivos mediante una vigilancia epidemiológica.
 
El doctor Andrés Peralta tomó como referencia los criterios de la OMS para ajustar las medidas de aislamiento. Señaló que Quito no se encuentra en capacidad actual de lidiar con un resurgimiento de casos en caso de levantar las medidas, así como tampoco maneja un control de la pandemia ni una detección y manejo de nuevos casos. Justificó con más cifras de la OMS, por ejemplo, el descenso de nuevos casos en un 50%, Quito es la que más presenta en el país.
 
Los expertos en la salud aseguran que la capital no se realizan las pruebas necesarias y que las conficiones no son las mejores, por las que se necesitaría tiempo para prepararse. La doctor Susana Alvear fue tajante: “En Quito existen en promedio 160 nuevos casos al día. De ellos, el 20% necesitarán hospitalización y el 5% terapia intensiva. ¿Dónde se les pondrá?”. Además, recomendaron que ´la apertura de las medidas sea lento para no desbordar el sistema sanitario, así como también fortalecer el cuidado del personal de salud.
 
El rector de la Universidad Central, Fernando Sempértegui, propuso postergar dos semanas más para volver a evaluar un cambio del color de semáforo epidemiológico, pero parroquial. También enfatizó, junto a sus colegas de conversatorio, que se debe fortalecer el tema educativa para empoderar a la población en los cuidados de salud.
 
El alcalde Jorge Yunda y su equipo se limitaron a escuchar los criterios y no dieron ninguna posición, puesto que lo compartido serían insumos por analizar por parte del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal, para la sesión del 26 de mayo. Dijo que la decisión final será pensada en salvaguardar la vida del ser humano. Planteó la posibilidad de seleccionar un color “amarillo modificado”, en el que se replantee ciertas restricciones acorde a las estadísticas. Cabe destacar que, según el COE Nacional, la única facultad de los alcaldes es la selección del color del semáforo epidemiológico, mas no el replanteamiento o ajuste de medidas. Cualquier cambio deberá ser aprobado o descartado por ellos.