34 años de prisión por el asesinato de su hijastro | Vistazo

34 años de prisión por el asesinato de su hijastro

Redacción Viernes, 06 de Diciembre de 2019 - 22:44
Facebook
Twitter
Email
Por el asesinato de su hijastro de 13 años, el Tribunal de Garantías Penales declaró culpable a Milton Richard T. L. y lo sentenció a treinta y cuatro años y ocho meses de prisión, y al pago de 20.000 dólares como reparación integral a la familia de la víctima.
 
Fiscalía alcanzó justicia para el adolescente, con base en las pruebas evacuadas, como el parte policial, el informe de reconocimiento de los hechos, la autopsia médico-legal de la víctima y su respectiva ampliación, que determinó que el adolescente falleció por asfixia mecánica, es decir por la obstrucción manual de su nariz y boca. A esto se sumaron los testimonios de los familiares, el informe investigativo de la Dinased, el informe del rector de la escuela del adolescente, que demuestra que habría sufrido maltrato en su hogar, y la denuncia puesta en la Junta Cantonal en contra del sentenciado por agresiones anteriores.
 
Ocurrió el 28 de octubre de 2018, en las calles Eloy Alfaro y Lizardo Ruiz de Ambato. Después del trabajo, la madre de la víctima llegó a su hogar en compañía del hoy sentenciado y encontró al adolescente de 13 años sin vida, en el piso de su habitación, con una bufanda alrededor de su cuello. De inmediato llamó al ECU 9-1-1 para pedir ayuda.
 
En primera instancia se presumía de un suicidio. Sin embargo, la autopsia reflejó que la víctima no tenía las señales que caracterizan  un suicidio por colgadura, además presentaba golpes y huellas de violaciones reiteradas. La última, dentro de las veinticuatro horas horas antes de los hechos.
 
Según el detalle médico-legal, lo que provocó su muerte fue una asfixia mecánica, por la obstrucción de su nariz y boca.
 
Fiscalía logró vincular a su padrastro, Milton Richard T. L., pues la víctima -un mes antes del crimen- había escrito una carta a su madre, afirmando que su padrastro lo maltrataba físicamente y que deseaba irse de la casa por miedo a morir a causa de un mal golpe del “joven Richard” y, según la investigación, fue la última persona que estuvo con el adolescente.
 
El delito de asesinato está tipificado en el artículo 140, inciso primero, del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y aunque se sanciona con pena privativa de libertad de veintidós a veintiséis años, la condena se incrementó por las circunstancias agravantes del artículo 47, numeral 11, del mismo cuerpo legal.