TItular de la FEF se desmarca de corrupción en la FIFA | Vistazo

TItular de la FEF se desmarca de corrupción en la FIFA

AFP Jueves, 28 de Mayo de 2015 - 12:41
Facebook
Twitter
Email

Quito.- El presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Luis Chiriboga, dijo este jueves que "jamás ha habido un cheque" a su nombre que pueda relacionarlo con el escándalo de corrupción que sacude a la FIFA.

"Jamás ha habido un cheque a nombre de Luis Chiriboga. Jamás", declaró el dirigente a la radio SuperK 800 desde Zúrich, donde asiste a la elección de presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

La justicia estadounidense sacó a la luz una millonaria trama de sobornos en el seno de la FIFA en torno a la venta de derechos de trasmisión de eventos, que involucra a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), de la cual forma parte la FEF.

El miércoles la policía suiza, por pedido de autoridades estadounidenses, detuvo a siete responsables del fútbol mundial sospechosos de corrupción, entre ellos cinco latinoamericanos.

La prensa ecuatoriana publicó apartes del documento de la investigación de 164 páginas, en que se menciona el pago de sobornos por los derechos de transmisión de la Copa América, incluida su próxima edición en Chile, que iniciará en dos semanas.

Según los indicios recopilados por las autoridades, los presidentes de las federaciones de la Conmebol recibieron 1,5 millones de dólares cada uno, a excepción de los de Brasil y Argentina, que se sospecha recibieron 3 millones.

Chiriboga afirmó que la FEF recibió 1,5 millones de dólares por la Copa América de Chile 2015 a través de "una transferencia bancaria directa" de la Conmebol, y que ese dinero corresponde a un anticipo legal por la participación de la selección ecuatoriana en el torneo.

En una conferencia de presa, el asesor jurídico de la FEF Guillermo Saltos defendió la legalidad del aporte recibido por la FEF y consideró que la fiscalía de Estados Unidos cometió un error al relacionar ese dinero con un soborno.

"Han cometido un grave error, inexcusable error de conceptos, al considerar que una asignación legítima la califica de soborno", señaló el directivo.