Las consecuencias por las cenizas del Volcán Cotopaxi | Vistazo

Las consecuencias por las cenizas del Volcán Cotopaxi

País

Las consecuencias por las cenizas del Volcán Cotopaxi

AFP Domingo, 23 de Agosto de 2015 - 09:44
Una docena de poblados, incluido un sector de Quito, soportan la caída de ceniza del volcán Cotopaxi, que entró en erupción hace una semana después de 138 años. Ahora son los campesinos quienes empiezan a sentir los efectos del fenómeno en cultivos y ganado.
 
"Las vacas no tienen qué comer porque toda la ceniza está en la hierba y eso les hace mal a las vacas; les da fiebre, diarrea, y dejan de producir leche", dice Nelson Pila, agricultor de la localidad de Machachi, una de las más golpeadas por la expulsión de material volcánico.
 
A 45 km al sur de Quito, el Cotopaxi registraba "emisiones continuas de vapor con carga media y moderada de ceniza", según el ministerio Coordinador de Seguridad.
 
No obstante, las autoridades mantienen la alerta amarilla, que activaron el 15 de agosto cuando comenzó el proceso eruptivo.
 
Al menos en una docena de poblados y una zona del sur de Quito, se ha registrado "caída de ceniza", señaló el organismo.
 
Las aldeas rurales más afectadas por el evento están ubicadas en las provincias de Cotopaxi, Tungurahua y Pichincha, cuya capital es Quito.
 
La ceniza "quema los cultivos, los seca, y los echa a perder", señala María de los Ángeles Gualotuña.
 
 
Esta agricultora y ganadera de 36 años cuenta que las reses están consumiendo hierba y agua con ceniza, lo que a la postre incidirá en una baja en la producción de leche. 
 
El gobierno, que decretó el estado de excepción por 60 días para atender la emergencia, envía a la zona alimento para ganado y afina planes de evacuación y atención a la población que sería perjudicada por un evento mayor.
 
Molestias en ojos y garganta
 
En Machachi, los pobladores desarrollan sus actividades con tapabocas y varios se quejan de molestias en ojos y garganta.
 
"Hay mucha polvareda. Todo el día ha estado saliendo vapor del cerro. Arde la garganta, los ojos", indica Oswaldo Díaz, un habitante de 60 años de Machachi, una localidad a unos 30 km de Quito.
 
De 5.897 metros de altura, el Cotopaxi es considerado por los científicos como uno de los volcanes más peligrosos del mundo por el alto número de habitantes que vive en sus alrededores, y el riesgo de que se formen avalanchas que bajen por los ríos que cruzan por los poblados.
 
Unas 325.000 personas pueden verse afectadas por las eventuales avalanchas derivadas del proceso eruptivo, según estima la secretaría Nacional de Gestión de Riesgos.